No son 30 pesos, son 30 años de abusos