La revolución rusa llegó al tenis para quedarse