El "ruido sísmico" provocado por los humanos es tres veces menor gracias a la cuarentena