Coronavirus: ¿Estamos ante el final del apretón de manos?