¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático? - Rework