fbpx
Connect with us

Salud

Así buscamos una cura para el cáncer de páncreas

Avatar

Publicado

el

The Conversation

El adenocarcinoma ductal de páncreas (ADP) es la forma más común de cáncer de páncreas y constituye uno de los principales retos biosanitarios. Ya es la tercera causa de muerte por cáncer en EE UU sobrepasando al de mama, a pesar de la gran diferencia que existe en su incidencia.

La supervivencia es baja: solo un 5 % de los pacientes sobrevive 5 años tras el diagnóstico. Las razones de esto son múltiples, pero el diagnóstico tardío y la ineficacia de los tratamientos son las más importantes.

Desgraciadamente, avances como los fármacos selectivos y la inmunoterapia no han mejorado el tratamiento del cáncer de páncreas. Esto es debido a dos características de este tipo de tumores:

  1. El 95 % se inicia por mutaciones en los oncogenes KRAS, que todavía no se han podido abordar mediante fármacos.
  2. Los ADP están rodeados de abundante tejido desmoplástico, que llega a ocupar hasta un 80 % del tumor y forma una barrera que impide la entrada de los linfocitos T. Esto hace inútil los tratamientos con inmunoterapia.

Por ello, este tipo de cáncer aún es tratado con fármacos citotóxicos desarrollados hace más de 20 años, como la gemcitabina aprobada en 1997. El nab-paclitaxel, más reciente, prolonga la vida de los pacientes tan solo unas semanas.

Sin embargo, en las últimas décadas numerosos estudios han elucidado los mecanismos moleculares responsables del cáncer ductal de páncreas.

Hoy sabemos que la mayoría de estos tumores son iniciados por mutaciones en el oncogén KRAS. Estas dan lugar a alteraciones benignas que al acumular mutaciones adicionales hacen que progresen hasta formarlos ADP malignos. Por desgracia, toda esta información no ha tenido una repercusión inmediata en el tratamiento.

En busca de nuevas estrategias


Hoy en día se estudian múltiples estrategias para intentar inhibir el crecimiento de estos tumores, tanto mediante el bloqueo de las células tumorales como del estroma desmoplástico que las rodea. En nuestro laboratorio hemos decidido centrarnos en aquellas estrategias que intentan inhibir la proliferación de las células tumorales inducida por el oncogén KRAS, responsable de la iniciación de estos tumores. Desgraciadamente, KRAS no es una molécula abordable mediante fármacos. Sin embargo, este oncogén señaliza a través de dos rutas constituidas por quinasas, un tipo de molécula que sí puede ser abordada farmacológicamente.

De momento, ninguno de los inhibidores diseñados contra estas rutas de señalización ha producido el beneficio esperado en ensayos clínicos. Entre otras causas, por los efectos tóxicos encontrados.

Shutterstock

Es por ello que nuestro laboratorio se planteó hace una década utilizar ratones capaces de reproducir los ADP humanos, para analizar mediante manipulación génica el potencial terapéutico de cada una de estas quinasas.

Estos estudios han demostrado que la inhibición de las dianas abordadas hasta el momento por la industria farmacéutica tiene unos efectos tóxicos muy parecidos a la quimioterapia clásica ya que estas proteínas son tan esenciales para la vida como la síntesis del ADN y la división celular, las principales dianas de la quimioterapia clásica.

También hemos identificado otras quinasas cuya eliminación es irrelevante para el proceso tumoral. En resumen, de las más de quince quinasas implicadas en la transmisión de señales del oncogén KRAS solo tres poseen un índice terapéutico significativo y no causan efectos tóxicos inaceptables. Estas son: RAF1, el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y CDK4.

¡Funciona! (en ratones)


En los estudios iniciales observamos que la eliminación mediante manipulación génica de la expresión de alguna de estas tres quinasas impedía la aparición de ADP iniciados por el oncogén KRAS. Sin embargo, su eliminación en animales portadores de tumores avanzados no tenía efectos terapéuticos significativos.

Estos resultados nos llevaron a preguntarnos si sería posible eliminar más de una quinasa de forma simultánea sin incrementar los efectos tóxicos. Tal y como describimos en nuestro reciente trabajo publicado en la revista Cancer Cell, la eliminación de RAF1 y EGFR indujo la regresión completa de los ADP en la mitad de los ratones. La posibilidad de que podamos aumentar este porcentaje eliminando también CDK4 es lo que estudiamos ahora.

El análisis del páncreas de los animales en los que ya no pudimos observar tumores por técnicas de imagen reveló la total ausencia de lesiones en dos de ellos. Dos presentaron pequeños residuos de tejido desmoplástico con ductos anormales, probablemente cicatrices residuales del tumor. Otros dos ratones tenían micromasas tumorales de una milésima parte del tumor original. El estudio de estas microlesiones reveló la presencia de células tumorales pero debido a que la recombinasa responsable de la eliminación de EGFR y RAF1 no había funcionado. Es decir, un problema técnico no infrecuente en este tipo de ensayos.

Estos resultados no se han observado solamente en ratones. La inhibición de la expresión de estas dos proteínas en células derivadas de tumores humanos también fueron capaces de bloquear su proliferación en ratones inmunodeprimidos y cultivos in vitro.

¿Y ahora qué?


La importancia de estos resultados radica en que es la primera vez que se observa la regresión completa de ADP mediante la eliminación de dianas farmacológicamente abordables.

Estas observaciones son importantes para el desarrollo de tratamientos, pero son solo un primer paso dentro del arduo camino que aún nos queda por recorrer.

En primer lugar hay que ver las diferencias entre los ADP que responden a la eliminación combinada de RAF1 y EGFR y los que son resistentes. Tal y como se describe en nuestro trabajo, el análisis de estos dos tipos de tumores ha revelado la expresión diferencial de más de dos mil genes.

Identificar dianas adicionales para los tumores resistentes y que no aumenten la toxicidad no va a ser tarea fácil.

La otra tarea, más inmediata pero no más sencilla, es el desarrollo de inhibidores específicos de RAF1, ya que solo contamos con fármacos potentes contra la segunda diana, el EGFR. El desarrollo de fármacos selectivos contra RAF1 no será fácil. Existen cuatro aproximaciones posibles:

  1. Generar inhibidores selectivos de su actividad quinasa.
  2. Generar inhibidores de su unión con el oncogén KRAS.
  3. Generar inhibidores de su interacción con dianas efectoras que trasmitan la señalización oncogenica mediada por RAF1.
  4. Degradar la proteína RAF1 con fármacos.

Diseñar inhibidores de la actividad quinasa RAF1 parecería la opción más asequible dada la experiencia de la industria farmacéutica en el diseño de este tipo de moléculas. El problema es que existen otras dos quinasas de la misma familia cuyos centros catalíticos son casi idénticos; por eso, hasta ahora, los fármacos probados hasta ahora han causado altas toxicidades y los ensayos clínicos han fracasado.

El camino a seguir para el desarrollo de moléculas eficaces capaces de bloquear la actividad de RAF1 en pacientes de ADP, no va a ser sencillo. A buen seguro llevará más tiempo del que todos deseamos, pero al menos ya se ha podido trazar una hoja de ruta que nos va indicando el camino.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Salud

¿Por qué las farmacias piden receta para comprar un paracetamol?

Avatar

Publicado

el

Pixabay

Muchos hemos recurrido al paracetamol en alguna ocasión para tratar algún dolor de cabeza, articular, por golpes o fiebre elevada. Este conocido medicamento pertenece al grupo terapéutico de los paraaminofenoles, y se caracteriza por sus efectos analgésicos y antipiréticos que calman el dolor y reducen la fiebre, respectivamente.

A diferencia del también muy empleado ibuprofeno, no posee propiedades antiinflamatorias. Esto limita su utilidad para el tratamiento de dolencias que cursen con inflamación como dolor de garganta, esguinces, y artritis, a pesar de las posibles creencias populares.

Este año se ha producido un gran revuelo sobre la aparente nueva necesidad de acudir al médico para conseguir una receta que permita comprar paracetamol en una oficina de farmacia. A continuación, descubriremos cuáles han sido las motivaciones y en qué consisten realmente las nuevas medidas de control sobre este afamado fármaco.

¿Qué peligros puede conllevar el uso de paracetamol?


Aunque el paracetamol goce de una elevada seguridad, avalada por los más de 30 años de experiencia desde el inicio de su aprobación por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, es importante tener en cuenta los peligros de un consumo superior a las dosis recomendadas.

Lo más habitual es tomar un comprimido o sobre (cuya composición en gramos puede variar) cada 8 horas, que coinciden aproximadamente con las tres comidas principales del día. Sin embargo, en dolores más acentuados se puede incrementar el número de tomas. Precisamente en estos casos debemos ceñirnos bien a lo que indique el médico o farmacéutico, o a lo que refleje el prospecto.

Debido a que el paracetamol se convierte en nuestro organismo en otro compuesto que puede ser muy dañino para el hígado, es muy importante saber que la dosis máxima que se puede ingerir dentro del margen de seguridad son 4 gramos. En la práctica equivaldría a tomar cuatro comprimidos de 1 gramo de paracetamol al día. Superada esta cantidad aumentaría de forma significativa la probabilidad de un fallo hepático que podría tener consecuencias fatales.

La importancia de la receta


En realidad, no es nada nuevo que un paciente deba acudir a la farmacia con receta para que le puedan dispensar paracetamol. La necesidad de disponer de la prescripción del médico depende principalmente de la dosificación y del número de comprimidos que contenga la caja.

Las presentaciones con comprimidos o sobres que contengan 500 o 650 miligramos de paracetamol o, de forma general, aquellas que contengan 1 gramo pero con un máximo de 10 comprimidos (salvo alguna excepción concreta), no necesitan receta.

Por el contrario, los medicamentos que contengan más de 10 comprimidos (habitualmente 20 o 40) de 1 gramo de paracetamol sí la requieren conforme a una normativa que entró en vigor en 2017.

¿Qué ha motivado las restricciones en farmacias?


Las cifras recientes indicaban una venta de las presentaciones de paracetamol que requieren prescripción médica muy superior a las recetas que se habían emitido. Este hecho sugería riesgos asociados a un uso indebido, especialmente por emplear dosis superiores a las que realmente son eficaces (500 o 650 miligramos) para la mayoría de dolencias en las que el paracetamol puede ser de ayuda.

Con el objetivo de evitar la aparición de efectos adversos asociados a la toma de dosis elevadas de paracetamol, las autoridades sanitarias decidieron incrementar la restricción a su acceso. De esta forma, no se exige al paciente que a partir de ahora aporte la receta (como si de un nuevo impedimento se tratase). Solo se asegura que lo haga conforme a la normativa que ya estaba vigente desde hace tiempo.

Este mayor control ahora se realiza gracias al nuevo Sistema Español de Verificación de Medicamentos, a pesar de que su objetivo principal es bien distinto al que nos atañe aquí.

Debemos ser racionales con el uso de los medicamentos


Es necesario recalcar que no siempre la mayor dosis de un fármaco va a ser la que controle los síntomas de forma más eficaz y segura. Ejemplos como el del paracetamol y el ibuprofeno evidencian la necesidad de hacer hincapié en conseguir una relación beneficio-riesgo adecuada. ¿Y esto qué implica? Seleccionar una pauta óptima. En otras palabras, una dosis, número de tomas al día y duración del tratamiento que permitan atajar eficazmente la dolencia y minimizar los posibles daños colaterales.

A pesar de ser muy evidente, no hay que dejar de insistir en la importancia de seguir siempre las recomendaciones del médico y farmacéutico para tomar paracetamol y cualquier medicamento a las dosis e intervalos de tiempo adecuados. Para ello, todos debemos ser coherentes y responsables y hacer un uso correcto, independientemente de si se requiere receta médica o no.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Seguir leyendo

Salud

Bancada de ciberseguridad alistará proyecto ante ataques a datos privados de hospitales

Avatar

Publicado

el

Por

Cuando justamente hoy se dio a conocer el secuestro de datos a ECM, empresa proveedora de exámenes de imagenología para grandes hospitales, parlamentarios de gobierno y oposición se reunieron para impulsar la Bancada por la Ciberseguridad, que busca generar una alianza transversal entre el Senado y la Cámara de Diputados para enfrentar el desafío de construir una sociedad digital segura.

Para el senador Kenneth Pugh, gestor de la iniciativa, “hemos visto los recientes ciberataques, algunos de ellos expresados como secuestro de datos sensibles, como lo son los datos de salud, que son los que más se deben proteger”.

El legislador por la región de Valparaíso explicó que “como bancada queremos pedir al Estado y al Ejecutivo que sean capaces de darnos una institucionalidad, para lo cual necesitamos trabajar en equipo y nos comprometemos a levantar este conocimiento para sacar adelante la institucionalidad en ciberseguridad que Chile necesita”.

Voces de integrantes


Los miembros de la nueva bancada coincidieron en la importancia de enfrentar las amenazas que trae consigo la revolución tecnológica. En ese sentido, el diputado Jorge Alessandri (UDI), hizo hincapié en la urgencia de dar un marco normativo a este ámbito.

“Iniciamos la ronda de reuniones con Mario Farren, asesor presidencial de ciberseguridad, que es un asesor sin institucionalidad. Por eso, nos hemos puesto como meta, de aquí a 60 días, trabajar en conjunto con el Ejecutivo en una legislación que le dé institucionalidad a nuestra ciberseguridad. Los últimos ataques han sido certeros hacia ciertos servicios primordiales para la ciudadanía, por lo que hemos pedido al ministro del Interior que el Estado no contrate nunca más un servicio tecnológico que no venga con un resguardo antiataques de ciberseguridad”.

El diputado Eduardo Durán, en tanto, agradeció la invitación del senador Pugh a trabajar de forma clara y definitiva en la protección de los servicios informáticos de nuestro país. “La banca se ha mencionado, la seguridad, la defensa nacional y tantas otras instituciones que en el último tiempo han sido comprometidas y amenazadas. Esperamos que esta instancia sea un paso propicio para defender los datos informáticos en el quehacer nacional”, expresó Durán.

Según el diputado DC, Miguel Ángel Calisto, “con esta bancada buscamos levantar iniciativas legislativas, pero también trabajar coordinadamente con el Ejecutivo para dar un salto en materia tecnológica, por ejemplo, implementar la tecnología blockchain, que hoy están empezando a ocupar muchos países, lo que nos permitiría precisar y validar datos, además del resguardo absoluto de nuestra información”.

En tanto, su par, Guillermo Ramírez (UDI), dijo que la idea que los unió es el conocimiento de que “la tecnología va permanentemente avanzando, pero con ello, también las amenazas. Creemos que Chile hoy no está preparado para enfrentarlas”. Finalmente, dijo esperar con esta nueva alianza se logre “proteger a nuestras FFAA, a los servicios básicos, los bancos, ministerios que han sido objeto de ataques, de tal forma de que tengamos una institucionalidad que se parezca a los países desarrollados”.

Seguir leyendo

Salud

Ataque informático a hospitales vulnera datos privados de pacientes y será investigado por Transparencia

Avatar

Publicado

el

Por

Tras conocerse sobre el ataque informático que afectó a una empresa proveedora de servicios de imagenología digital para el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente (SSMSO) y sus hospitales, el Consejo para la Transparencia (CPLT) reaccionó a través de su presidente, Jorge Jaraquemada, afirmando que este “tipo de vulneraciones una vez más pone el acento en lo urgente e importante que es avanzar en la modernización de la ley sobre protección de datos personales”.


Lo anterior dado que la compañía afectada provee una plataforma de imageneología a grandes recintos hospitalarios -entre ellos el Sótero del Río y San José de Maipo- y maneja, entre otra información personal, exámenes médicos, considerados datos personales sensibles. Según se informó, la entidad contratada por el servicio de salud habría identificado la presencia de un virus informático conocido como ransomware, el que “secuestra” la información digital de la organización, impidiendo el acceso o uso de ésta hasta el pago de un “rescate”.

Pese a que autoridades de salud han descartado la eventual pérdida de información personal de pacientes, se generó la interrupción temporal de los servicios y se restringió el acceso a registros por parte del personal médico. A raíz de esta vulneración a la seguridad de la empresa, Jaraquemada instó a las autoridades competentes a intervenir: “Se requiere que las autoridades inicien las investigaciones administrativas necesarias para aclarar esta situación. Toda vez que la información almacenada por este tipo de servicios corresponden a exámenes médicos, los que son considerados datos personales sensibles y que se encuentran especialmente protegidos, tanto por la ley sobre datos personales como por la normativa sobre derechos y deberes del paciente”, señaló.

Cabe destacar que en base a la letra m) del artículo 33 de la Ley de Transparencia el CPLT es el órgano mandatado a velar por el cumplimiento de la protección de datos personales en los órganos del Estado, por tanto, el titular de la entidad anunció que se revisará el caso en sesión del Consejo Directivo para definir si existe algún incumplimiento de parte de organismos públicos.

En paralelo, el titular del CPLT insistió en el llamado que ha estado haciendo el Consejo en el último tiempo a “poner un límite a través de la aprobación de la nueva ley sobre protección de datos a hechos que requieren un actuar inmediato y sanciones en el corto plazo, lo que no es posible de acuerdo a lo establecido en la normativa vigente en la actualidad”.

Actualmente, la normativa que regula el tratamiento y protección de datos personales, de 1999, no contempla una agencia u órgano a cargo de garantizar la fiscalización en el mundo privado. Situación que enmienda la última indicación sustitutiva del Ejecutivo que se tramita hoy en el Senado y entrega esa facultad al CPLT.

En este sentido, Jaraquemada detalló, además, que en el caso de que estuviera aprobado el texto actual del proyecto de ley sobre la materia “habría sido el Consejo para la Transparencia la autoridad responsable de la protección de los datos personales de estos pacientes y existiría un protocolo de actuación inmediato que incluye que las instituciones afectadas informaran sobre el fallo de seguridad para conocer en detalle lo ocurrido y medidas para enfrentarlo”.

“El Consejo habría iniciado un proceso de fiscalización para identificar los eventuales incumplimientos a la ley y podría fijar fuertes sanciones económicas para los que resultaran responsables por los tratamientos indebidos de datos derivados de un ataque como éste, los que debemos erradicar, en particular con miras a la digitalización en salud que es el camino por el cual se está avanzando”, detalló.

El titular de Transparencia instó también a trabajar en un proyecto de ley marco sobre ciberseguridad, el que “junto con crear una institucionalidad especializada que se haga cargo de esa dimensión del problema, establezca obligaciones y altos estándares de ciberseguridad a las empresas proveedoras del Estado, especialmente aquellas que tratan información sensible de todos los chilenos”.

Seguir leyendo
Publicidad

Síguenos en Facebook

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados para los contenidos y marca de El Rework.