El COVID-19 paraliza la industria deportiva: menos ingresos, más geopolítica