fbpx
Conecta con nosotros

Deportes

Por qué el paso del tiempo no afecta a los tenistas de elite

Avatar

Publicado

el

 

Tras los últimos resultados en los Grand Slams y, sobre todo, tras el reciente torneo de Wimbledon, donde dos de los finalistas en la categoría masculina y femenina (Roger Federer y Serena Williams) superaban los 35 años, nos podemos preguntar por qué parece no afectar el paso del tiempo en los tenistas en comparación con otros deportes en los que, habitualmente, a esas edades, se abandona el alto rendimiento deportivo.

El tenis ha experimentado una serie de cambios a lo largo de la historia que han permitido que el juego sea más rápido, potente y exigente desde el punto de vista físico. Todo esto se ha visto favorecido por la evolución de los materiales (raquetas, pelotas, superficies…), pero también por las características morfológicas y fisiológicas de los jugadores y jugadoras del circuito profesional. De hecho, hay estudios que muestran, por ejemplo, un aumento significativo de la talla de los tenistas en los últimos 20 años

Grand Slams de 30 años


Rafa Nadal y Roger Federer en el Open de Australia de 2012. Brett Marlow / Flickr, CC BY-ND

Sin embargo, el dato que se revela como sorprendente y que, de alguna forma, parece ir contra las leyes naturales de la evolución y “renovación” generacional que suele acontecer en el alto rendimiento deportivo es que tanto en la categoría femenina como especialmente en la masculina los jugadores que están presentes en las rondas finales de los torneos más importantes del mundo, como por ejemplo los Grand Slams, superan los 30 años.

Algunos de los datos con los que contamos, en forma de evidencia, respecto a este “envejecimiento” de los jugadores de tenis que copan las primeras posiciones del ranking mundial, son que entre los años 2000 y 2013 el promedio de edad de los jugadores del Top-10 mundial fue de 25,1 años, pero entre 2014 y 2019 el promedio se elevó a 28,5 años. Este dato, además, no sólo caracteriza a las primeras posiciones del ranking, sino que, además, 39 de los 100 primeros del ranking en el año 2016 tenían más de 30 años, por los 10 que había en 2003.

Hace unos años, los jugadores que alcanzaban los primeros puestos del ranking lo hacían a edades más tempranas, y también se retiraban de forma anterior a lo que ocurre hoy en día. Así por ejemplo Peter McCraw en su estudio sobre la evolución de la edad media de los jugadores en el Top 100 masculino y femenino, mostraba que desde 1973 a 1996 la media de edad del circuito masculino era de 24,8 años y, sin embargo, en el 2009, la edad media había incrementado hasta los 26,7 años. Por su parte, en jugadoras, la edad en 1990 era de 22,5 y en 2009 fue de 24,3 años. Es decir, en ambos casos en los últimos 20 años, la media de edad de los jugadores dentro del Top 100 (masculino y femenino) se ha visto incrementada dos años.

¿Y las tenistas?


En el tenis femenino no es tan evidente este incremento de la edad en las primeras jugadoras del ranking como en categoría masculina, pero, aun así, también se ha dado una clara tendencia a que las jugadoras de mayor ranking tienen una edad más elevada que hace una década. La excepción la encontraríamos en la joven de 15 años –Gauff– que ha irrumpido en este Wimbledon con aire fresco, pero que no deja de ser, por ahora, un evento puntual en la media de la edad de las jugadoras clasificadas entre las primeras del mundo.

Frente a esta situación nos planteamos una serie de argumentos que pueden dar sentido a esta situación actual que presenta el tenis de alta competición, donde jugadores que superan los 35 años ofrecen un nivel de juego del más alto nivel, como el que mostró el propio Federer recientemente en la final de Wimbledon 2019.

Entre ellos podemos indicar que hoy en día ha aumentado el tiempo que permite acceder a los jugadores al Top-100 desde que se hacen profesionales. Alcanzar este ranking está considerado como un salto cualitativo muy importante en la carrera profesional de los jugadores de tenis. En este sentido, de acuerdo con la revisión de la ITF de noviembre de 2016, en el tenis masculino se ha pasado de los 3,7 años a los 4,8 años de media en conseguir llegar a estos puestos, mientras que en el tenis femenino se ha pasado de los 3,4 a los 4,1 años, cuando en 1990, por ejemplo, la transición para los chicos era de 2,6 años y para las chicas de 1,4 años.

Por otra parte, si analizamos la exigencia física del tenis, los jugadores cuentan con muchos más medios para el control de la carga que le supone el entrenamiento y la competición, así como para la prevención y recuperación de las estructuras implicadas. Esto, seguramente, junto con entrenamientos basados en la calidad más que en la cantidad, influirá en la conservación del estado de forma para el máximo rendimiento pese al efecto de la edad.

De igual forma, pese a la alta exigencia física y fisiológica del tenis, no debemos olvidarnos del importante papel que tiene la toma de decisiones y el control de las emociones durante el juego, ya que, en cada pelota, punto, juego o set, el jugador tendrá una alta demanda a nivel cognitivo. Así, parece razonable pensar que la experiencia de los jugadores “veteranos” pueda ser un recurso más por encima de los que carecen de la misma.

Los mejores siguen en activo


Por último, una cuestión a tener en cuenta, que no deja de ser causalidad más que casualidad, es que coinciden y están en activo, tres de los cuatro tenistas más grandes de todos los tiempos –Federer, Nadal y Djokovic–, todos ellos superando los 30 años. De hecho, actualmente siete de los jugadores presentes en el Top-10 superan los 30 años, habiendo aumentado esta edad media en seis años en la última década.

En definitiva, la vida del tenista hoy en día es más longeva, tal y como señalábamos en una investigación que llevamos a cabo recientemente.

Por ello insistimos en que el tenis debe ser un deporte de iniciación temprana, pero de especialización tardía, para evitar “quemar” al deportista antes de tiempo en un proceso de desarrollo que será a “largo plazo”, donde se deben respetar los estadios madurativos y no tener prisa en llegar antes, sino en llegar en las mejores condiciones para poder mantenerse.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Deportes

El caso Semenya: una disputa ética y legal que debería preocuparnos a todos

Avatar

Publicado

el

A comienzos del año pasado, la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo(IAAF) incluyó nuevas regulaciones que obligaban a la campeona olímpica sudafricana de 800 metros Caster Semenya –así como a otros corredores de media distancia con diferencias de desarrollo sexual– a bajar sus niveles de testosterona, que resultan ser altos por naturaleza.


En febrero de 2019, el equipo legal de Semenya argumentó que esta normativa era inválida, pero en mayo el Tribunal de Arbitraje Deportivo dictaminó que la discriminación en el deporte es legal siempre que esté justificada.

La manera en la que la IAAF ha lidiado en este asunto con Semenya plantea serias cuestiones éticas y legales. Y Semenya no es la única atleta involucrada. Este caso va más allá de la diferencia en el desarrollo sexual: alcanza la raíz fundamental de la dignidad humana, la privacidad de cada atleta que participa en campeonatos mundiales.

Surgen dilemas éticos sobre la manera en la que se llevó a cabo todo el proceso de investigación que condujo a la decisión. A su vez, las disyuntivas legales giran en torno a los graves problemas que plantea este caso respecto a los derechos fundamentales, en particular por cómo se ha tratado a varias atletas.

En un artículo que escribí hace dos años (“Puedes participar siempre y cuando no ganes: Perspectivas legales sobre las normas relativas a la participación de mujeres con hiperandrogenismo en el atletismo femenino”) analicé los grandes problemas éticos y legales que creo que presenta el caso de Semenya, al igual que el de otras docenas de mujeres.

A mi juicio, se está señalando a estas mujeres porque son diferentes. Si Semenya tuviera otro aspecto, si fuera una rubia despampanante o si no ganara, hoy no estaríamos teniendo este debate.

Mi gran preocupación es que, si este fallo por parte del Tribunal de Arbitraje Deportivo sigue sin ser cuestionado, esta manera de pensar y de comportarse podría llegar a adoptarse también en el Comité Olímpico Internacional, el organismo general que regula el deporte. Lo que, a su vez, afectará a todos sus afiliados: los comités olímpicos nacionales, las federaciones internacionales, como la IAAF y la FIFA, y las asociaciones nacionales que dependen de ellos.

Y esto sería un grave error.

La cuestión ética


El principal problema radica en la manera en que la IAAF llevó a cabo la investigación.

En un evento como el Campeonato Mundial de Atletismo, la IAAF es la responsable de realizar las pruebas antidopaje. Por tanto, establece estaciones de control y recoge las muestras de los atletas.

Como parte del proceso, los deportistas que firmen acuerdos para participar en el Campeonato Mundial de Atletismo también dan su consentimiento a la IAAF para que realice estas pruebas. Parte de ese consentimiento recoge también que, de acuerdo con la normativa, las muestras serán guardadas durante un máximo de 10 años. Los miembros de la IAAF pueden volver a realizar las pruebas más tarde, pero también pueden iniciar una investigación relacionada con el antidopaje.

Este aspecto es crucial.

En realidad, lo que sucedió fue que en 2011 y 2013 la IAAF solicitó muestras de orina y sangre a los atletas alegando que se estaba desarrollando lo que se denomina un “pasaporte biológico”, es decir, un perfil biológico del atleta. Cualquier anomalía repentina podría suponer que existen indicios de dopaje o de algún otro problema.

Caster Semenya, momentos antes de la tomar la salida en los 800 m de la reunión de la Diamond League en Doha, a principios de este mayo (Kamran Jebreili / AP)

La cuestión es que la IAAF remitió estas muestras a su comisión médica, la cual llevó a cabo su propia investigación para determinar los niveles hormonales de los atletas.

El argumento de la IAAF es que se trata de dopaje, pero la Agencia Mundial Antidopaje declaró en el caso Dutee Chand que las regulaciones sobre el hiperandrogismo o la diferencia de desarrollo sexual no tenían nada que ver con el antidopaje.

Esto plantea la pregunta: Si las muestras biológicas que han sido recogidas por una entidad para un propósito concreto son remitidas a otra entidad para realizar investigaciones para las que no se ha dado el consentimiento, ¿se trata de un uso lícito de esa muestra?

Los principios éticos de la investigación biológica moderna y la atención médica están recogidos en la Declaración de Helsinki. A pesar de no ser un documento jurídicamente vinculante a nivel internacional, sí que establece el estándar para muchos países, como Sudáfrica, que han desarrollado sus propias leyes biomédicas.

En Corea del Sur –donde se realizaron las pruebas– la Declaración de Helsinki condujo a la adopción de la Ley de Bioética y Seguridad, que recoge que para llevar a cabo cualquier tipo de investigación biomédica se necesita el consentimiento informado del individuo. Pero no se informó a ninguno de los atletas –y he hablado con bastantes que han participado en estos campeonatos– de que estas muestras podían ser utilizadas en una investigación hormonal.

Muchos países tienen normas similares. Por ejemplo, Mónaco, donde tiene su sede la IAAF, contempla el requisito de que haya un consentimiento informado adecuado.

Todas estas leyes tienen en común la condición de que el consentimiento puede retirarse en cualquier momento y no debería conllevar ninguna penalización. Pero que no se produzca un consentimiento informado adecuado sí es un delito penal.

Esta cuestión se ha planteado repetidamente ante la IAAF durante todo el proceso, pero ha sido en vano.

Todavía estoy esperando un documento o prueba que demuestre que alguno de los atletas fue informado adecuadamente del propósito de la investigación, de quién la llevaría a cabo, de cuáles serían las posibles consecuencias, qué supondría para el atleta o cómo se protegería su identidad durante el proceso.

La IAAF no ha sido capaz de aportar ninguna prueba. Pero el Tribunal de Arbitraje del Deporte desestimó estos argumentos y aceptó todas las pruebas reunidas, a pesar de no existir consentimiento informado previo.

Derechos Humanos


La segunda cuestión fundamental tiene que ver con el importante dilema que se plantea en materia de derechos humanos.

Los derechos a los que me refiero están recogidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, concretamente en los artículos 2 y 8.

Permítanme comenzar con el artículo 8, que creo que debería haber sido aplicado y que, de hecho, fue uno de los que se planteó ante el Tribunal. Este artículo dispone que toda persona tiene derecho al respeto a la vida privada y familiar. En el caso Solomakhin contra Ucrania, por ejemplo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que cualquier intervención médica obligada, aunque sea de menor importancia, constituye una injerencia en este derecho.

En efecto, coaccionar a una atleta sana para que tome un tratamiento hormonal conlleva sin duda una intervención médica obligada. Pueden argumentar que ella tiene la opción de no hacerlo. Pero la realidad es que no hay elección.

Por su parte, el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y Biomedicina establece que el interés por el bienestar de cada ser humano prevalece sobre el interés de la sociedad.

Incluso la constitución de la IAAF, en su artículo 3, se compromete con los derechos humanos con valores éticos, mientras que la Carta Olímpica se opone a cualquier forma de discriminación y apoya a la mujer, la igualdad entre hombres y mujeres, y el deporte para todos.

Pero han quedado al descubierto y se han retratado como promesas vacías.

Traducido por Esther Rupérez Pérez con la colaboración de Casa África.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Deportes

Cómo llegan las selecciones de cara al debut: Argentina

Javier Negrete Yáñez

Publicado

el

Argentina, el seleccionado que arriba a Brasil con la esperanza de lograr un título para su país, algo que se le ha hecho esquivo. En las últimas dos finales de Copa América ha sido finalista, perdiendo con Chile en ambas. Por otro lado, en el mundial del 2014, también llegó a las ultima instancia, mientras que en el último, cayó ante el campeón del mundo en aquella edición (octavos de final, Francia, mundial de Rusia 2018).

Con más fracasos que abrazos, el conjunto argentino, comandado por Lionel Scaloni, intentará sacarse la mufa que lleva de tantas finales perdidas. Además de poder lograr un título con su astro mundial, Lionel Messi. Este ha sido muy criticado por su desempeño con la selección, por lo que para alguien que ha ganado tanto, un triunfo con su país, no le vendría mal. Sin embargo, su debut en esta Copa América 2019, nuevamente dejó malas impresiones. Un equipo sin un referente de área, sin ideas y sin llegadas de gol, con un Messi solo y sin agentes de apoyo, algo que posee con Barcelona.

La escuadra colombiana supo aprovechar estas situaciones y derrotó a la “albiceleste” por dos goles a cero. El 10 de Argentina señaló: “Sería un error quedarnos con esto”, además especificó: “Los goles de ellos (Colombia) llegaron en nuestro mejor momento”. Dichos que se justifican con los momentos que se presenciaron en la cancha. Los de Scaloni dominaron una gran parte del cotejo y en dos descuidos los “cafeteros” concretaron.

Tras las anotaciones realizadas por Roger Martínez y Duván Zapata, ambos en el segundo tiempo, la selección de James Rodriguez dominó el encuentro. Con lo anterior, los dirigidos por Carlos Queiroz, debutaron reafirmando su chapa como candidatos al título.

Por otro lado, el cinco veces mejor jugador del mundo, Leonel Messi, dijo: “Más allá del resultado, creo que hubo cosas buenas, hay que sacar cosas positivas, levantar la cabeza y seguir, esto recién empieza y todavía queda mucho”.

El próximo encuentro de la doble campeona del mundo será frente a Paraguay, elenco que empató sorpresivamente ante Qatar dos a dos. La disputa será el 19 de junio a las 20:30 horas (Chile).

Declaraciones de Messi post partido


Revive lo mejor del  encuentro aquí


 

Jugador argentino a destacar en esta Copa América 2019


Lionel Messi

Cinco veces mejor jugador del planeta, delantero y centro campista del Barcelona. Con 31 años buscará su primer título con la selección adulta, hazaña que se le ha negado el 2014 ( final contra Alemania en el mundial),  el 2015 y 2016 contra Chile por la Copa América y la Copa Centenario.

"Leo" viene de ganar La Liga con su club de toda la vida. Pero también viene de perder la Copa del Rey frente al Valencia y de caer en la Champions contra el Liverpool, equipo que resultó campeón en aquel torneo. Sin embargo la sed de gloria con su selección ha estado siempre y así lo ha declarado en entrevistas, sobre todo a medios argentinos.

Con 51 goles en 50 partidos, "La  pulga", tratará de cambiar la impresión del debut en este campeonato y, frente a los paraguayos, intentará posicionarse como posible campeón del torneo.

seguir leyendo

Deportes

Cómo llegan las selecciones de cara al debut: Perú

Javier Negrete Yáñez

Publicado

el

La escuadra comandada por Ricardo Gareca llegó a Brasil luego de su participación en el mundial de Rusia. En sus últimas cinco presentaciones previas antes del duelo contra Venezuela por el debut en la Copa América han ganados dos partidos y perdido tres. Contra Colombia fue el encuentro final (Tres contra cero a favor de los cafeteros) antes de volar a suelos brasileros.

En el mundial de fútbol, Perú mostró un desempeño menor al esperado. Fueron eliminados en fase de grupos, donde eran favoritos para pasar a la siguiente ronda junto a Francia, pero los daneses sorprendieron, derrotando en el primer partido a los sudamericanos por un tanto a cero, lo cual no estaba pronosticado.

Tras la eliminación, “Los del Rimac” buscarán su revancha futbolística en esta nueva edición de la Copa América. Comparten grupo con Brasil, Bolivia y Venezuela, en el partido inaugural contra estos últimos, empataron cero a cero. La selección de Gareca mostró un dominio en el cotejo pero no pudo concretar, tanto por fallos de sus delanteros como también por la gran actuación del arquero venezolano.

Luego del resultado frente a la “Vino tinto”, los peruanos preparan su segunda presentación en la copa. La "Rojiblanca" se enfrentará a Bolivia el martes 18 de junio a las 17:30 horas (Chile).


Jugador a destacar

Paolo Guerrero

Máximo goleador histórico de Perú, 35 años y uno de los delanteros más temibles en América y el mundo. Juega en el Sport Club Internacional de Brasil, donde ha marcado ocho goles en trece apariciones. Fue el mayor artillero en dos ediciones seguidas de la Copa América, el 2011 y 2015, en ambas logró el tercer lugar con la "Bicolor". El futbolista buscará el tercer trofeo para su país en este torneo.

 

 

seguir leyendo
Publicidad