La violencia intrafamiliar: otro de los efectos colaterales del virus