fbpx
Connect with us

Economía

Menos desempleo no significa menor pobreza

Según las estadísticas disponibles sobre este tema elaboradas por Eurostat y referidas al año 2014, un 17,2% de los trabajadores de la Unión Europea, es decir uno de cada seis, tenía un empleo con bajo salario.

Avatar

Publicado

el

Pobreza
Pixabay

El mercado de trabajo español se ha caracterizado históricamente por su elevada tasa de paro en comparación con el resto de los miembros de la Unión Europea, pero también por la elevada y creciente importancia de los contratos temporales. Estos representan más del 20% del empleo (una cifra que duplica la europea) y del trabajo a tiempo parcial de carácter involuntario.

Esta situación, junto con el hecho de que buena parte de nuestros empleos se crean en ocupaciones de baja cualificación y en sectores de actividad muy sensibles al ciclo económico, se traducen en una elevada rotación laboral de muchos trabajadores, que contrasta con la estabilidad laboral de los que tienen contratos indefinidos.

Esta segmentación se traduce también en diferencias importantes en los salarios que reciben ambos grupos de trabajadores. De hecho, cada vez más la precariedad laboral no solo se asocia a la elevada inestabilidad contractual, sino también a los bajos salarios que se reciben.

Uno de cada seis europeos tiene un salario bajo


Según las estadísticas disponibles sobre este tema elaboradas por Eurostat y referidas al año 2014, un 17,2% de los trabajadores de la Unión Europea, es decir uno de cada seis, tenía un empleo con bajo salario.

Este gráfico muestra en ingles los resultados de la encuesta cuatrienal sobre la estructura de ingresos, que relaciona nivel de ingresos con sexo, edad, ocupación, nivel educativo) y su empleador (actividad económica, tamaño de la empresa, etc.). Eurostat

La incidencia de este tipo de empleo en España era ligeramente inferior a la media de la Unión Europea, un 14,6%, pero muy superior a la observada en otros países como Francia o Italia, donde no superaba el 10%. Asimismo, la tasa en España es claramente inferior a la observada en los países bálticos y del este de Europa, pero también en Alemania, Irlanda y Reino Unido, donde supera el 20%.

Pero ¿cómo define Eurostat este tipo de empleo? Para poder facilitar la comparación entre países, un salario se considera bajo cuando es inferior a dos terceras partes de la mediana de la distribución salarial en el país. Para España, el salario por hora que representaba en 2016 el punto de corte para identificar un empleo de bajos salarios era de 6,6 euros, mientras que en Francia era de diez y en Italia 8,3 euros.

Deberías leer:  ¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?

La desigualdad social


Más allá de la información que nos da este indicador sobre la desigualdad salarial, se trata también de un indicador de desigualdad social.

Tal y como se recoge en el trabajo realizado por María Ángeles Davia como parte del informe FOESSA publicado en 2014, el empleo de bajos salarios se concentra en grupos de población especialmente vulnerables y, en la medida en que afecta a las personas que forman el núcleo del hogar, las desigualdades en el mercado de trabajo se trasladan a otros ámbitos de la vida y especialmente a las nuevas generaciones. Esto afecta a sus posibilidades de conseguir niveles de renta adecuados en el futuro.

Además, la pobreza salarial y la elevada rotación laboral se traducen en menores bases de cotización a la seguridad social y en menores tiempos cotizados, afectando así a las pensiones futuras.

¿Cómo se puede remediar esta situación? ¿Qué políticas se pueden adoptar para hacerle frente?

Una de las opciones más evidentes sería aumentar el salario mínimo. De hecho, la reciente subida aprobada por el gobierno español para 2019 tiene a la pobreza salarial como una de sus principales motivaciones.

Sin embargo, un estudio reciente del Banco de España ha analizado la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2017 y ha encontrado que dicha subida habría tenido un efecto negativo sobre la probabilidad de mantener el empleo entre el colectivo de trabajadores con salarios por debajo del nuevo salario mínimo.

Los autores del estudio argumentan además que, dado que la subida aprobada para el SMI en 2019 ha sido muy superior a las observadas en el pasado, los efectos negativos sobre el empleo podrían ser superiores, especialmente para algunos colectivos.

Una posible solución consistiría en introducir salarios mínimos diferenciados por colectivos o por territorios.

Otras opciones serían la introducción de una renta básica (para la que se empieza a disponer de evidencia a pequeña escala como la derivada del reciente experimento en Finlandia) o de impuestos negativos sobre la renta, pero lo más importante es que la lucha contra la pobreza pase a ser una prioridad política.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Economía

Estiman que recuperación económica chilena será durante el segundo trimestre de 2020

La proyección del economista considera el término de las protestas violentas y un activo y rápido apoyo gubernamental a las pequeñas y medianas empresas.

Avatar

Publicado

el

Por

Las manifestaciones sociales mantienen la economía funcionando a media máquina y según el gobierno se cierne sobre Chile una recesión, ante lo cual el economista de la Universidad de Talca, Gabriel Pino, apunta a que una solución es reactivar rápidamente las pequeñas y medianas empresas (pymes) que son las que absorben la mayor cantidad de mano de obra del país.


Si se mantiene el país semiparalizado, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, estima que, para fines de año e inicio del próximo, Chile entrará en una “recesión técnica” con el riesgo de perder hasta 300 mil empleos.

El académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca, explicó el concepto de la “recesión técnica” mencionado por la autoridad ministerial: “La convención internacional, en general, dice que un país entra en recesión cuando tiene dos trimestres con crecimiento negativo. Lo que se espera es que el último trimestre del año sea efectivamente negativo por la baja importante que ocurrió en octubre y esperamos que noviembre también venga mal en el contexto social que vivimos. Esto es complejo al menos en el mediano plazo por eso es que el ministro habla de que este trimestre y el primer trimestre del próximo año la actividad económica va a estar bastante lenta”.

En esa línea, el académico agregó que “si bien las demandas sociales son justas, y esperamos que tenga beneficios importantes para la sociedad chilena, se van a ver en el largo plazo, pero en el corto plazo vemos que la actividad económica se detuvo bruscamente desde el comienzo de estas manifestaciones y esto ha traído un impacto relevante en las pequeñas y medianas empresas principalmente”, dijo.

Si bien las empresas de gran tamaño han sido afectadas en su normal funcionamiento, son las pymes las que generan un impacto considerable en el desarrollo productivo del país. “Todas estas destrucciones que hemos visto, si bien han impactado a las grandes empresas estas tienen seguros asociados y tampoco absorben una cantidad de mano de obra importante en comparación a las pymes que son las que producen el mayor empleo en Chile, por lo tanto, cuando hay una pyme que no puede pagar sus deudas, que está quebrando hoy día u otras que lo van hacer mañana, eso tienen un impacto en el desempleo, muchas personas que van a quedar sin trabajo y eso va a ser un golpe fuerte a la actividad económica nacional”, sentenció el economista.

Deberías leer:  Felipe II y Juan Negrín: los curiosos lazos de dos leyendas negras

En la medida que las protestas terminen y se reactive la producción, el país debería enmendar el rumbo. “Yo confío que la actividad económica nacional es bastante saludable como para recuperarse rápido, aunque ahora la expectativa es bastante incierta, porque si bien hemos tenido anuncios importantes en las últimas horas, nada nos asegura que las protestas y las demandas sociales van a terminar, lo más probable es que disminuya el nivel, lo cual va a ayudar a la actividad económica. Si esto se soluciona pronto creo que van a haber información y datos positivos ya en el segundo trimestre del próximo año“, subrayó Pino.

Rol del Estado


Las pequeñas y medianas empresas cumplen un rol muy relevante en mantener la productividad del país ya que son responsables de más del 70% de los empleos, por lo cual el Estado debe apoyar su reactivación. “En la medida que esto se normalice, que las empresas puedan comenzar a reparar sus locales y funcionar, el gobierno tiene que actuar rápidamente. Probablemente vamos a tener un aumento importante en el gasto publico enfocado en las pymes, ayudar con créditos y otras herramientas, el gobierno tiene que buscar la forma para que las pymes vuelvan a abrir sus puertas, si sucede esto se va a solucionar más rápido”, indicó el académico utalino.

Seguir leyendo

Economía

Subsecretaría de Evaluación Social decide reprogramar Encuesta Casen para 2020

La determinación, que sigue la recomendación del Panel de Expertos Casen 2019 vela por los resguardos técnicos de comparabilidad de la muestra y de calidad de los datos recogidos.

Avatar

Publicado

el

Por

Tras una exhaustiva evaluación en conjunto con el Panel de Expertos Casen 2019, la Subsecretaría de Evaluación Social determinó posponer la toma de la muestra de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen) que se extendería desde el pasado 31 de octubre hasta el 31 de enero de 2020, para el período entre noviembre de 2020 y enero de 2021.

Esta determinación se tomó a raíz de la contingencia que vive nuestro país, teniendo como objetivo velar por la calidad de los datos recogidos relativos a grupos prioritarios para la política social sobre temas demográficos, de educación, salud, vivienda, trabajo e ingresos, entre otros.

La postergación no afectará la comparabilidad de los resultados obtenidos, ya que Casen ha sido levantada indistintamente cada dos a tres años. Más específicamente, entre 2000 y 2009 tres encuestas fueron realizadas con una frecuencia de tres años.

Deberías leer:  ¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?
Seguir leyendo

Economía

Las recetas de los Nobel de Economía para reducir la pobreza

Avatar

Publicado

el

La decisión de la academia sueca al conceder a Banerjee, Duflo y Kremer el Nobel de Economía 2019 es muy significativa, más allá de la doble anomalía de que haya recaído sobre Esther Duflo, mujer y además joven (46).

El premio reconoce las aportaciones que han realizado estos economistas en el campo de la pobreza, un asunto que hoy en día sigue siendo uno de los principales problemas en nuestro mundo.

Pobres en los países desarrollados


Si bien la pobreza absoluta, medida por la proporción de la población que vive con 1,9 dólares al día, se ha reducido enormemente en los últimos años (ver gráfico), es importante recordar que también en los países desarrollados hay pobres. En este caso, no viven por debajo de las líneas de pobreza de 1,9 dólares/día que propone el Banco Mundial, sino que se clasifican como “pobres relativos”, pues disponen de una proporción muy reducida de la renta media del país donde viven.

Pobreza Extrema en el mundo y proyecciones hasta 2030 según el Banco Mundial. OurWorldInData / Max Roser, CC BY

Por tanto, la pobreza sigue siendo, lamentablemente, un problema de máxima urgencia en el siglo XXI. La contribución de Banerjee, Duflo y Kremer es relevante, pues aborda la pobreza desde dimensiones muy específicas. Es decir, se basan en la idea de pobreza como un problema multidimensional, que va mucho más allá de ausencia de recursos.

En concreto, “la pobreza es la privación de capacidades”, según Amartya Sen, premio Nobel de Economía en 1998, incluyendo, por ejemplo, el acceso a la educación, las limitaciones en las condiciones de salud, la exclusión social y la financiera, entre otros.

Pequeñas soluciones para un gran problema


El trabajo de los premiados es novedoso porque huyen de grandes soluciones y proyectos para combatir la pobreza y se basa en actuar de forma más específica en cada una de sus dimensiones.

El Banco Mundial considera pobres extremos a aquellos que viven por debajo de 1 dólar/día. Pero ¿cómo es vivir con menos de esa cantidad? Uno de los trabajos de Banerjee y Duflo, The Economic Lives of the Poor, responde a esta pregunta. También a estas otras: ¿Cómo es la vida económica de los pobres?, ¿qué decisiones y, por tanto, qué renuncias tienen que abordar?, ¿a qué retos se enfrentan diariamente?

Gastar más en nutrición


El estudio cubre 13 países, entre los cuales se encuentran India, México, Nicaragua o Perú, y explica determinados patrones de consumo. Por ejemplo, ¿por qué los pobres no gastan más en nutrición, cosa que mejoraría su productividad?

También pone de manifiesto el gasto desproporcionado (en términos relativos a su renta) en bienes de entretenimiento, lo que parece explicarse por la necesidad de estar a la altura de sus vecinos, y la falta de reacción ante la mala calidad en las escuelas, muchas veces por el analfabetismo de los propios padres, que impide reconocer que sus hijos no aprenden lo suficiente.

Deberías leer:  ¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?

Los microcréditos no sirven


Es interesante que uno de sus artículos (The miracle of microfinance? Evidence from a randomized evaluation) critique abiertamente los microcréditos como instrumento en la reducción de la pobreza basándose en evidencia empírica. Su conclusión es que los microcréditos no consiguen aumentar la inversión, ni el consumo, ni las condiciones de salud y educación ni el empoderamiento de las mujeres.

Por tanto, ¿cuáles son sus recetas para reducir la pobreza? Muy concretas. Por ejemplo, los premiados investigan los efectos de potenciar y mejorar aspectos específicos relacionados con la pobreza como la educación y las infraestructuras.

En concreto, en educación Additional resources versus organizational changes in education: Experimental evidence from Kenya (2009) y Remedying Education: Evidence from Two Randomized Experiments in India (2007) sostienen que cambios organizacionales y proyectos ad hoc son mucho más efectivos que la disponibilidad de recursos adicionales.

La vida con menos de un dólar al día


En esta línea, el último trabajo de Banerjee y Duflos en formato libro ha sido un éxito editorial por abordar un tema de todos conocido, la pobreza, desde una perspectiva radicalmente diferente: acercándose a la realidad y complejidad de la vida con menos de un dólar al día.

Poor economics: A radical rethinking of the way to fight global poverty aborda, por ejemplo, la forma de concebir la educación por parte de los pobres: se considera un despilfarro gastar en educación en todos los hijos, y prefieren concentrar el gasto en uno solo, generalmente varón. Explicar a los padres que los beneficios de la educación son lineales es mucho más efectivo que construir más escuelas.

Enfatizar los ODS


La decisión de la academia sueca no hace sino enfatizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que constituyen la agenda más ambiciosa de la historia para conseguir los grandes retos sociales, empezando por erradicar la pobreza, el objetivo número uno. Los propios ODS están enunciados de tal manera que se complementan entre sí, de forma que el ODS1 (pobreza) se beneficia de los avances en el ODS 4 (educación de calidad) o en el ODS 3 (salud y bienestar). Por tanto, muy en línea con las averiguaciones de Banerjee, Duflos y Kremer.

Además, para la consecución de los ODS es necesaria la colaboración y el esfuerzo conjunto del sector público y privado, además de todos los agentes sociales empresas, ONG, medios de comunicación, universidades… En este sentido, me siento muy orgullosa del impulso que nuestra Universidad Pontificia Comillas viene haciendo en esta dirección, incluyendo la Agenda 2030 y la consecución de los ODS en el plan estratégico de la misma, al objeto de avanzar en nuestra misión de formar “líderes compasivos”.

Al fin y al cabo, la economía es, en esencia, el estudio de la pobreza.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Seguir leyendo

Deberías leer

Síguenos en Facebook

Publicidad