Sustituir el efectivo por dinero digital: ¿una decisión viable?