fbpx
Conecta con nosotros

Tendencias

¿Viajas esta Semana Santa? Estos son los 5 destinos de Chile para tomar la mejor fotografía

El fin de semana largo de Semana Santa es una gran oportunidad para viajar, y por este motivo, Kingston Technology escogió 5 lugares de Chile recomendados para tomar las mejores fotos, utilizando sus distintas tarjetas de memoria para diversos tipos de cámara.

Avatar

Publicado

el

 

Chile tiene lugares increíbles, que no tienen nada que envidiarles a otros destinos famosos en el mundo. Kingston Technology Company ha puesto atención y por eso, recopiló los lugares perfectos para que tomes la mejor fotografía esta Semana Santa, logres unos cuantos likes en Instagram y guardes momentos inolvidables en tu memoria.

Desde maravillas naturales hasta obras urbanas construidas por el hombre, son muchas las opciones que se destacan en Chile. No te olvides de tu celular, tu cámara, Drone o GoPro con suficiente batería, cargadores externos, selfie stick, un disparador a distancia y, sobre todo, tus tarjetas de almacenamiento Canvas cuando visites estos lugares:

Valparaíso, puerto principal: Ubicado en la Quinta Región, esta ciudad tiene una intrincada infraestructura, llena de colores, ascensores, mercados y pintorescos lugares. Otra arista poco conocida es la observación nocturna del puerto desde los cerros, desde donde podemos capturar imágenes como esta.

Santiago: La capital tiene muchos rincones y también espacios abiertos maravillosos. Ejemplo de esto es el parque urbano más grande de América Latina, el Parque Metropolitano de Santiago en el que podrás tomar fotografías panorámicas desde una gran altura.

Parque Nacional Torres del Paine: Un área protegida, entorno silvestre, clima imbatible y un sinfín de aristas para capturar la magnificencia de la naturaleza es lo que encierra uno de los parques más importantes del Chile y uno de los polos turísticos más predominantes de la zona austral del mundo.

San Pedro de Atacama: A 2.407 metros sobre el nivel del mar, esta alta meseta en la Cordillera de los Andes encierra muchísimos misterios, magia, gente maravillosa y lugares en los cuales tu imaginación fotográfica tiene caída libre. Páramos inhóspitos, salares y lagos en el cielo son algunas de las cosas que podrás encontrar.

Isla de Pascua: ¡Iorana! El territorio insular de Chile es famoso por ser un paraíso en medio del Pacífico. Es otro de los destinos turísticos más visitados y es porque acá se conjuga el misterio, la historia y las tradiciones de una de las etnias más ricas en cultura: rapanui.

Para que tu fotografía quede aún mejor, Kingston Techology tiene su serie de tarjetas de memoria flash ‘Canvas’, desarrolladas pensando en los distintos tipos de usuario y del uso que le darán a cada tarjeta.

Si tomas fotos con dispositivos compactos, como smartphones, la ideal es la microSD Canvas Select permite grabar fotos y videos en HD, con un almacenamiento que va desde los 16GB y llega hasta los 128GB, en SD, y hasta 256GB, en microSD.

La serie Canvas Go! – disponible en formato SD y microSD – es la adecuada para dispositivos con mayor requerimiento de capacidad (desde los 32GB hasta los 128GB en microSD y de 256Gb a 512Gb en SD) y velocidad de lectura y escritura como cámaras profesionales DSLR, cámaras de acción o deportivas, Drones e incluso smartphones de alta gama. Es ideal para grabar en Ultra HD, 4K y hasta en 3D.

Por último, la Serie Canvas React es el modelo premium de esta gama, se puede utilizar en DSLR, cámaras MILC o EVIL y smartphones. Este modelo se parece mucho al anterior, pero la diferencia se basa en sus 80Mb/s de escritura y 100Mb/s de lectura, lo que la hace perfecta para los más profesionales del área audiovisual y para fotografiar en modo ráfaga.

 

Son múltiples los usos que se les pueden dar a estos modelos de tarjetas de almacenamiento, pero lo más importante es que te permitirán guardar esas memorias invaluables de los sitios que visites en esta Semana Santa.

Tendencias

¿Debemos hacer abdominales como los "infuencers fitness" de las redes sociales?

Avatar

Publicado

el

Pixabay

Hoy en día estamos muy acostumbrados a escuchar el concepto de core stability (CS), core o estabilidad del tronco (o más popularmente, abdominales), tanto en el mundo del entrenamiento como en el de la salud. Sin embargo, no siempre se tiene claro su objetivo, cómo entrenar o cómo controlar su progreso.

¿Qué es el core?


Cuando hablamos de CS, podemos tomar como referencia la definición propuesta por Vera-García (2015): “Capacidad de las estructuras osteoarticulares y musculares, coordinadas por el sistema de control motor, para mantener o retomar una posición o trayectoria del tronco cuando este es sometido a fuerzas internas o externas”.

Por tanto, debemos entender el CS como algo funcional para responder mejor a situaciones deportivas o de la vida diaria, mejorando el rendimiento y protegiendo así nuestra columna vertebral.

La popularidad del trabajo de core se ha incrementado exponencialmente en los últimos años, principalmente por el auge del culto al cuerpo existente en una sociedad marcada por las redes sociales. Aunque no debemos olvidar su importancia en la prevención de lesiones y el aumento del rendimiento deportivo.

Es muy habitual ver en redes sociales cómo deportistas, influencers, etc., “fortalecen” su core. Curiosamente, la mayoría de ellos lo trabaja prácticamente igual. Pero ¿realmente tiene sentido que todos trabajen los mismos ejercicios y de la misma manera?, ¿no debería cada uno fortalecer la musculatura del tronco en función de sus características y objetivos?

Eficacia y seguridad


Lo primero que debemos tener en cuenta al comenzar un entrenamiento de abdominales es establecer un ratio eficacia-seguridad del ejercicio, como nos aconseja el doctor Vera-García.

Es decir, debemos conseguir que estos ejercicios creen las mayores adaptaciones posibles (eficacia) y que tengan el menor riesgo de lesión posible (seguridad). Ejercicios tan habituales como el sit up, que genera un estrés elevado en la columna, serán más adecuados en deportistas que repiten continuamente este gesto en su actividad, como los remeros. Estarán desaconsejados para quienes este gesto no sea necesario.

¿Cómo entrenar?


Para un trabajo eficaz, los programas de CS deberían implementar ejercicios que trabajasen toda la musculatura implicada (flexores, inclinadores, rotadores y extensores de tronco, entre otros).

En etapas iniciales, sería recomendable incidir en aspectos posturales para una correcta realización de los ejercicios. Se puede trabajar en posiciones de plancha o puente o con ejercicios de estabilidad del tronco tipo bird dog en cortos períodos de tiempo (Figura 1).

Una vez adquirida una estabilidad de tronco adecuada, sería aconsejable incrementar la dificultad de los ejercicios. Se pude hacer, por ejemplo, aumentando la complejidad con ejercicios de bipedestación, introduciendo superficies inestables o recibiendo perturbaciones externas.

Figura 1. Ejemplos de ejercicios isométricos o planchas para musculatura flexora, extensora e inclinadora del tronco. Laboratorio de Biomecánica y Salud, Author provided

¿Misma pastilla para todos?


Debido a que la estabilidad del tronco depende del contexto, sería erróneo aplicar el mismo tipo de trabajo en disciplinas o personas con una condición física diferente. ¿Debe hacer el mismo entrenamiento un judoca que un piragüista o que una persona que hace deporte recreativo?

Lógicamente no, y así lo corrobora el estudio de López-Elvira. Según este trabajo, cada deportista está adaptado a las situaciones deportivas a las que se enfrenta habitualmente. Tiene que adaptar, por lo tanto, el entrenamiento en dicha dirección, como se aconseja también en el estudio de Santacana.

¿Estoy progresando con mi entrenamiento?


No obstante, y aunque se tengan en cuenta las pautas anteriores para establecer un programa de core, uno de los fallos habituales en este tipo de programas es la falta de control en la carga de entrenamiento. ¿Cuánto tiempo mantengo la plancha? o ¿cuántas repeticiones o series hago y a qué velocidad?

La evidencia científica actual respecto a los programas de CS no es concluyente. Esto no se debe a la inefectividad de estos ejercicios, sino a una falta de estudios que valoren la eficacia de los programas.

Para ello, existen tanto test de laboratorio como test de campo que permiten valorar diversos aspectos relacionados con la estabilidad de tronco (fuerza, resistencia, control lumbo-pélvico, etc.) (Figura 2).

Sin embargo, debido al aspecto multifactorial del core, no existe un solo test que permita la evaluación global de la musculatura del tronco. Por tanto, lo más adecuado sería realizar una batería de test que valorasen las diversas variables que afectan a la estabilidad del tronco.

Figura 2. Test de resistencia de extensores de tronco o Biering-Sorensen test (A) y test de control lumbo-pélvico o double leg lowering test (B). Laboratorio de Biomecánica y Salud, Author provided

Tecnología para diseñar entrenamientos


En el Laboratorio de Biomecánica y Salud del Centro de Investigación del Deporte de la Universidad Miguel Hernández somos especialistas en la evaluación y entrenamiento de la musculatura del tronco. Estamos utilizando de manera totalmente pionera la acelerometría integrada en teléfonos móviles para valorar el nivel de intensidad en algunos de los ejercicios más comunes de core, como por ejemplo la plancha frontal (Figura 3).

Figura 3. Plancha frontal unipodal con acelerometría integrada en un smartphone. Laboratorio de Biomecánica y Salud, Author provided

Los resultados de nuestro estudio más reciente sugieren que los smartphones podrían ser útiles para cuantificar la intensidad de los ejercicios de core. Esto permitiría individualizar el entrenamiento y adecuar el ejercicio a las demandas deportivas y de la vida diaria, sin olvidarnos de la eficacia y seguridad de cada uno de ellos.

En resumen, a pesar de que el trabajo de CS está muy extendido, es necesario ponerlo en contexto y realizar ejercicios adecuados para cada persona. Además, es necesario realizar una valoración adecuada que nos permita saber si nuestro entrenamiento está siendo efectivo. Optimizaremos así la eficacia y seguridad del mismo.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Tendencias

De Elcano a Magallanes: 500 años orbitando alrededor de la Tierra

“Estuvimos tres meses sin probar clase alguna de viandas frescas. Comíamos galleta: ni galleta ya, sino su polvo, con los gusanos a puñados, porque lo mejor habíanselo comido ellos”, Antonio Pigafetta (explorador).

Avatar

Publicado

el

Tierra

El viaje implica el regreso, la vuelta al punto de partida y la narración de las rutas seguidas e hitos descubiertos. Los mapas y las descripciones de caminos terrestres y de derrotas marinas permiten construir un modelo para futuros compañeros de viaje separados a veces por décadas y, a veces, por siglos.


En el mundo antiguo ese canon lo ofrecía la Odisea, viaje mítico que marcaba los límites de un Mediterráneo navegable y concurrido. Nuestra época, en cambio, se define por el viaje alrededor del globo terráqueo: desde la vuelta de Elcano hasta la sonda espacial Magallanes, las circunnavegaciones han definido la escala planetaria de nuestro mundo.

La circunnavegación de Magallanes y Elcano sirvió de base y guía para una tradición de viajeros que dieron a la Tierra su actual forma científica y política. Desde tiempos de Colón, el objetivo de la corona española era llegar a Asia por el oeste. Geopolíticamente, esto significaría rodear al enemigo otomano y romper el monopolio portugués del comercio de especias.

Una visión económica


Antonio-Miguel Bernal ha señalado que el beneficio de un kilo de pimienta comprado en las Molucas y vendido en Amberes superaba al que se obtiene hoy vendiendo en Nueva York un kilo de coca de Medellín. No había negocio más goloso para los financieros de toda Europa.

Por eso se entiende que los portugueses no se interesaran por el proyecto de Magallanes: ellos llegaban bordeando África hacia la India. Y por eso Magallanes se naturalizó español. Y por eso, en más de una ocasión, la armada portuguesa trató de frenar el viaje que completó Elcano.

La hazaña de Magallanes consistió en encontrar, al sur del continente americano, el paso que tantos habían buscado. Y de paso descubrió el Pacífico, inmenso océano entre la América recién definida en los mapas y las islas de la especiería. Que este mar se hubiera avistado antes desde ambas orillas no significa que hubiera sido realmente entendido, medido y dibujado como tal.

Se impuso como nuevo reto el tornaviaje de Asia a América y, cuando se logró, quedó fijada la ruta de Manila a Acapulco, que cambiaría la historia del capitalismo global.

La Tierra, redonda


Por su parte, la llegada a Sanlúcar de Elcano y el resto de supervivientes confirmó la antigua teoría científica de la [redondez de la Tierra]. Se inauguró lo que Pedro Insua ha llamado política esférica: ahora todo imperio que quisiera decirse universal tenía que rodear el globo, negando su puesta al sol.

El más famoso mapa de Diego Ribero de 1529 ya muestra el océano mundial interconectado. Las primeras teorías de corrientes oceánicas de escala global aparecerían poco después.

Reproducción del gran mapa de Diego Ribero de 1529. National Library of Australia/Wikimedia Commons

El descubrimiento de América supuso el rompimiento del viejo mundo, cuyos cimientos se tambalearon con la aparición de un nuevo continente con sus nuevas plantas, animales y hombres.

Poco a poco quedó claro que nada de eso había sido previsto por los antiguos o la Biblia, que ni Aristóteles ni Roma bastaban para manejarse en el siglo XVI. La circunnavegación fue la reconstitución de este mundo hecho pedazos, la reformulación de su una unidad política, económica y científica.

Circunnavegaciones imperiales


No es de extrañar que se convirtiera en el canon del viaje moderno por antonomasia. El primero en seguir los pasos de Magallanes y Elcano fue Francis Drake, pirata para los españoles y héroe nacional para los ingleses. Porque lo que se enfrentaba en su viaje eran dos legalidades de alcance mundial.

Basándose en los tratados de Tordesillas y Zaragoza, el Pacífico era un mar interior del imperio español, y más aún tras la anexión de Portugal en 1580. Ingleses y holandeses no podían aceptar esto y en ese mismo año de 1580, la armada de Drake volvió a Inglaterra con grandes botines robados en barcos y puertos españoles. La reina Isabel lo nombró Sir y permitió que se retratara con una bola del mundo, lo mismo que había hecho Carlos V con Elcano. La imagen hasta entonces había estado reservada a dioses y emperadores.

Mapa que muestra el viaje de circunnavegación de Francis Drake entre 1577 y 1580. Continentalis/Wikimedia Commons, CC BY-SA

En 1873, Jules Verne consagró una nueva era tecnológica y política, en la que el imperio inglés y los motores hacían posible La vuelta al mundo en 80 días. Un año antes había partido la expedición oceanográfica del Challenger, que llevaba la unión de ciencia y política imperial en la vuelta al mundo al nuevo nivel de los barcos de vapor.

El descubrimiento de la Tierra


La nueva generación de circunnavegadores la forman los cientos de satélites que giran constantemente a nuestro alrededor. En plena Guerra Fría, los Sputnik y los Apolo competían por el dominio del espacio a la vez que fijaban en el imaginario popular las imágenes de la Tierra como una canica azul, un frágil ecosistema interconectado y viajando a la deriva por un espacio hostil, como una nave espacial. No por casualidad la expresión “medio ambiente global” se expandió en esta era espacial.

Y fue la NASA quien lanzó las Ciencias del Sistema Tierra, como proyecto basado en parte en la hipótesis Gaya de Lovelock y, en parte, en la capacidad tecnológica de cubrir nuestro planeta de sensores conectados vía satélite.

La sonda Magallanes, lanzada en 1989 para explorar el planeta Venus, homenajeaba con su nombre 500 años de viajes alrededor de la Tierra. Estos viajes han configurado nuestro mundo, en el que política, economía y medioambiente se juegan en un tablero global.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Tendencias

¿Sabemos proteger realmente nuestros datos en internet?

Avatar

Publicado

el

código de desarrollador

El Internet de las cosas, conocido también como red IoT (Internet of Things), es el futuro pero también el presente, ya que estamos físicamente rodeados de dispositivos conectados capaces de almacenar y transferir datos sumamente valiosos.


Dar la espalda al IoT o no apostar por él podrá pasar factura a más de una empresa, pero invertir en nuevas tecnologías para redes IoT es costoso y conlleva equilibrar un conjunto de elementos propios de la competencia, como son el coste del punto final, el consumo necesario de energía, el ancho de banda, la calidad del servicio o la seguridad.

A pesar de su vertiginoso crecimiento, IoT también conlleva riesgos importantes, especialmente los que se refieren a la brecha de seguridad que puede llegar a producirse. Conforme continúa expandiéndose, se hace más necesaria la creación de un marco de gobernanza que exija un estándar de comportamiento adecuado en la creación, el almacenamiento, el uso y la eliminación de información relacionada con IoT.

Riesgos sociales, éticos y legales


Con el uso masivo del IoT también se observa un conjunto de riesgos sociales, éticos y legales que merecerán un estudio de impacto detallado, y un marco normativo adecuado del que actualmente carecemos. Porque el Reglamento Europeo de Protección de Datos no es suficiente. Marca un camino pero no fija realmente las reglas de juego; salvaguarda la privacidad de las personas, que se sitúa por encima de otros fines, pero no materializa con detalle los límites, lo que hace ciertamente difícil garantizar un resultado real satisfactorio.

La implantación del citado reglamento, y la Ley de Protección de Datos personales y garantía de los derechos digitales, al conllevar la necesaria actualización de la política de privacidad de los dispositivos, ha llevado a que un número considerable de consumidores haya renunciado a dicho rastreo, en pro de la seguridad y en detrimento de su comodidad y agilidad; incluso se ha producido la eliminación de cuentas de usuarios en redes sociales.

Las responsabilidades del delegado de Protección de Datos, quien debe encargarse de mantener la protección de la información confidencial de empleados y clientes, son muy exigentes. Deberá implantar un protocolo de actuación para gestionar dicho control de la privacidad, así como detectar rápidamente una posible brecha de la seguridad y cualquier violación de privacidad, e informar a la autoridad.

Sin embargo, aún falta en gran número de empresas no solo la puesta en funcionamiento del correspondiente procedimiento de garantía de la privacidad, sino una verdadera asunción por cada individuo de su importancia y de las responsabilidades que de ello se derivan para todos, ya que todos tratamos con datos, y estamos rodeados de IoT.

Dispositivos vulnerables


Hace solo un par de años Hewlett Packard señalaba en un estudio que el 70% de los dispositivos IoT tienen vulnerabilidad de seguridad en sus contraseñas, además de tener problemas con cifrado de datos y permisos de acceso. Además, el 50% de las aplicaciones de dispositivos móviles envían comunicaciones sin encriptar. Estas comunicaciones pueden incluir datos extremadamente sensibles, que deberían estar bien protegidos, y sin embargo son totalmente vulnerables.

La seguridad en IoT es su punto más débil, y es en este punto donde se requiere un gran esfuerzo económico real en innovación e inversión en medios y en recursos humanos. Sin embargo, no es en este aspecto donde realmente se esta invirtiendo.

La previsión de crecimiento de los dispositivos IoT es exponencial y se calcula que en el año 2020 habrá 50.000 millones de dispositivos conectados en todo el mundo.

La conciencia social y las ayudas directas a la innovación serán clave para una protección real, y cualquier integrante de una organización debe conocer los riesgos y tener claras las pautas de actuación ante una brecha de seguridad y el mecanismo de intervención. La exigencia de este nivel de conocimiento es no sólo para el encargado, sino para los demás miembros de la organización. Todos deben conocer y asumir su responsabilidad al respecto.

Finalmente, si bien se ha trabajado en el marco sancionador, queda mucho por hacer. Debemos cubrir no solo el ámbito sancionador administrativo, sino también el penal, especialmente con planteamientos jurisprudenciales claros, y establecer una responsabilidad civil, que es la herramienta punitiva más eficaz.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.
The Conversation

seguir leyendo
Publicidad