fbpx
Connect with us

Espectáculos y TV

Manuel Villegas López, un sabio del séptimo arte

Avatar

Publicado

el

Revista Films Selectos de 1936

El 11 de octubre de 1980, a la edad de 74 años, fallecía en Madrid Manuel Villegas López. La fecha nos da la excusa para rememorar aquí la figura de un intelectual que merece ser recordado por su trabajo como historiador, teórico y crítico cinematográfico.


Esta actividad le llevó a participar en tres de los grandes logros alcanzados por España en el siglo XX: fue miembro de la llamada Edad de Plata; formó parte de la aportación cultural que el exilio republicano español supuso para América; y, tras su regreso a Madrid en 1953, actuó de mediador entre los intelectuales rojos y azules, siendo precursor de la Transición.

Hoy su legado, más de 25 000 páginas de crítica cinematográfica, está siendo objeto de conservación y estudio. Pronto estará al alcance de todos los hispanohablantes a través de Internet gracias a la colaboración de entidades públicas y privadas, como la Universidad Camilo José Cela, Filmoteca Española y la empresa Código Media.

La crítica


En 1979, Iván Tubau, en su estudio sobre la crítica cinematográfica española en las revistas especializadas de aquel momento, resaltaba dos cosas que son de importancia para reseñar la figura de Manuel Villegas López.

En primer lugar, señalaba que en España se había estudiado muy poco el papel que había tenido la crítica cinematográfica, ya fuese en la configuración del gusto, el impacto de la recepción del filme, la política de autor, su relevancia mediática dentro de la prensa cultural, su expresión de las ideologías del momento, etc.

Argumentaba Tubau que ello se debía a una falta de tradición teórica entre los críticos españoles que no se daba en Francia, Italia o Gran Bretaña, por mencionar países próximos. Además, estos escritores cinematográficos ignoraban la crítica literaria y de arte, una tradición que en España estaba mucho más asentada y actualizada. Ambas circunstancias explicaban, por ejemplo, que la crítica cinematográfica española hubiese llegado tarde al estructuralismo, la semiótica o el psicoanálisis.

En segundo lugar, Tubau señalaba que este “aislamiento voluntario” había tenido sus ventajas y sus inconvenientes. El mérito más importante es que había evitado que el crítico español antepusiese el aparato teórico al filme, analizando con calzador las películas. Pero, al mismo tiempo, la crítica española, por su falta de un paradigma, se había convertido en una especie de reparto de elogios y reproches, en una valoración subjetiva sin ningún rigor, o lo que es peor, en un juicio de gusto conchabado con las empresas o dedicado a saldar cuentas con los “enemigos” de grupo mediático, de clase, de opinión.

El crítico


Este era el panorama de la crítica cinematográfica a finales del franquismo, un contexto que nos permite entender la singularidad y la relevancia de Manuel Villegas López. En primer lugar, desde los primeros momentos de su carrera, intenta evitar las presiones económicas. De hecho, en 1933 había participado en la fundación del Grupo de Escritores Cinematográficos Independientes, donde “independientes” significa “vacunados contra las presiones que convierten la crítica en publicidad pagada por las distribuidoras de películas y recaudada por los empresarios de periódicos mediante la publicación de la cartelera”.

Por otro lado, siendo un autodidacta (solo nos consta que estudiase bachillerato), Villegas López tenía una sólida formación artística. Su padre era el pintor catalán Manuel Villegas Brieva, discípulo de Francisco Pradilla, y su madre, Ana María López, era descendiente del pintor valenciano Vicente López Portaña, primer pintor de cámara de Fernando VII e Isabel II.

Es decir, Villegas López conocía la crítica de arte y hasta la ejerció. Es más, durante muchos años, su principal objetivo como crítico fue que el cine fuese reconocido como el “séptimo arte”. Esto hoy resulta muy obvio, pero, en los años treinta del siglo pasado, decirlo era un extravagancia o había que argumentar, como él hizo, por qué el cine es el arte de la sociedad industrial y de masas.

Finalmente, Villegas López incorpora un aparato teórico a sus reflexiones cinematográficas, a sus argumentos a favor del cine como una manifestación artística. Hay que recordar que, en 1964, José María García Escudero le otorga un premio por el conjunto de sus libros sobre teoría e historia del cine: Arte de masas. Ruta de los temas fílmicos (1936), Cinema. Técnica y estética del arte nuevo (1954), Arte, cine y sociedad (1959)… Pero nunca pretendió que su forma de acercarse a la crítica de las películas fuese un método, una plantilla, en la que encajar con fórceps la valoración.

Deberías leer:  ¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?

Si existe un paradigma Villegas López, ese modelo se basa en una premisa: el crítico es ante todo un escritor y su obligación, como en cualquier forma de arte, es deleitar, enseñar y mover al público a ver cine. Esta fórmula es la que hizo que Villegas López fuese muy conocido desde sus inicios. En ello tuvo también mucho que ver su voz microfónica, gruesa y resonadora, pues en los años treinta alcanzó gran popularidad con su programa de cine en Unión Radio (hoy Cadena SER) y, posteriormente, siempre conseguía el éxito con sus conferencias.

La persona


Lo que resulta sorprendente es que este oficio le condujese a una experiencia vital tan azarosa como la que tuvo, es decir, tan llena de éxitos y peligros, sobre todo, después de julio de 1936.

Como en el caso de tantas personas de su generación, Villegas López vive una peripecia propia de una novela. La vive siempre acompañado de Remedios Zalamea Herrera, su esposa, su secretaria, su escudera. Durante la Guerra Civil, el crítico se convierte en censor de la Delegación de Propaganda y Prensa de la Junta de Defensa de Madrid y, poco después, pasa a ser propagandista al ser nombrado jefe de los Servicios Cinematográficos de la Subsecretaría de Propaganda del Ministerio de Estado de la República. Por esta actividad, y por sus artículos en la prensa, puede ser acusado de entorpecer el triunfo del bando franquista y, en consecuencia, debe tomar el camino del exilio.

Sale de España en 1939 formando parte de una expedición de refugiados protegida por cuáqueros norteamericanos. En Francia, su esposa se corta el pelo a lo garçon para hacerse pasar por hombre y estar juntos en el campo de refugiados. Consigue la ayuda del cineasta francés René Clair y llega a París. Pero estalla la guerra en Europa y, de nuevo, debe de huir.

Logra salir hacia la Argentina gracias a un familiar de su esposa, un falangista que vive en Buenos Aires y les avala ante las autoridades migratorias, opuestas a que el país se llene de “rojos”. En la capital argentina, tras los primeros aprietos, se produce el milagro. Villegas López se convierte en un referente intelectual por sus conferencias sobre cine y sus libros: El film documental (1942), Charles Chaplin (1943)… Incluso escribe guiones de cine.

Pero la nostalgia, la familia, el no tener delitos de sangre y sí buenos avales de altos cargos franquistas, hace que en 1953 vuelva a España. Manteniéndose cuidadosamente alejado de la política, pero siempre haciendo de mediador entre las dos Españas, participa en las Conversaciones de Salamanca, uno de los eventos medulares de la cultura en los años cincuenta.

Publica sus críticas en, entre otras, las revistas Índice (1945-1976), Triunfo (1946-1982) y Cinestudio (1961-1973). Saca nuevos libros: El cine en la sociedad de masas: arte y comunicación (1966), Los grandes nombres del cine (1973)… Preside o participa en numerosos jurados de premios cinematográficos: Valladolid, San Sebastián, Gijón…

En fin, volviendo a Iván Tubau, en los años setenta, su figura es una excepción, casi una rareza. Representa, por un lado, uno de los pocos críticos activos que viene de la tradición de las Bellas Artes. Por otra parte, en aquel momento tan ideológico del tardofranquismo, Villegas López antepone, al marco teórico-ideológico, una crítica apreciativa fundamentada, elegante y constructiva. Sumado a que es un sénior en el oficio, cuando fallece en 1980, recibe el afecto y el respeto de compañeros de profesión y cineastas.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Espectáculos y TV

Radio Beethoven termina sus transmisiones tras 38 años al aire

Grupo Dial de Copesa había informado el cierre a principio de noviembre.

Jean Muñoz Iturriaga

Publicado

el

La histórica emisora de música clásica, Radio Beethoven, cierra un ciclo de 38 años al aire en el dial del 96.5FM, tras la venta del espacio radiofónico.


La radio dedicada a la música docta dejará de sonar este sábado 30 de noviembre a las 24 horas. En este último día transmitirán grabaciones de intérpretes chilenos dedicadas a música de Ludwig van Beethoven, música de compositores chilenos y grabaciones dirigidas por Fernando Rosas.

Beethoven fue fundada el 16 de marzo de 1981, por  Fernando Rosas Pfingsthorn y Adolfo Flores Sayler, ambos músicos, quienes en su línea editorial buscarle darle difusión a las obras más importantes del mundo, como también un espacio a las composiciones chilenas.

En el año 2005, la radio vivió una crisis económica, que presionó a los dueños de la radio a venderla. Tras esto, hicieron un compromiso de compraventa con la empresa Compañía Chilena de Comunicaciones (dueña de Radio Cooperativa y M360), pero esto no se concretó gracias a la ayuda de empresarios que aportaron dinero para mantener la radio con sus respectivos dueños.

Al no salir en buen pie la negociación, el conglomerado de Cooperativa los demandó  en un juicio arbitral lo que no pasó a mayores al beneficiarlos una medida precautoria.

Finalmente en 2006, la radio fue adquirida por Grupo Dial de Copesa, misma empresa que en noviembre de este año anunció la venta del espacio radiofónico. 

Deberías leer:  Felipe II y Juan Negrín: los curiosos lazos de dos leyendas negras
Seguir leyendo

Eventos

Anuncian cancelación de la Fiesta de la Independencia de Talca 2020

Avatar

Publicado

el

Por

La Ilustre Municipalidad de Talca, Televisión Nacional de Chile y Bizarro Live Entertainment, comunican que tras diversas reuniones de coordinación y evaluación realizadas por las autoridades de la zona, ejecutivos y especialistas, se ha tomado la decisión en conjunto de suspender la versión 2020 de la Fiesta de la Independencia de Talca.


La organización determinó que dada la contingencia que vive el país y las demandas sociales surgidas, es necesario replantearse este tipo de eventos. Que, si bien hasta hace poco eran muy valorados por la comunidad, hoy hay otras necesidades que requieren ser
atendidas.

Es por esta razón que el Alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, solicitó a las contrapartes organizadoras suspender el Festival de la Independencia en su versión 2020, y que convoca gratuitamente a más de 150 mil personas por noche. La decisión fue tomada unánimemente por todas las partes involucradas, en función de comprometerse con las nuevas demandas sociales.

Para el Alcalde de Talca, la solicitud de suspender la versión 2020 dice también relación con escuchar a la comunidad: “He recorrido la ciudad y conversado con los vecinos. Hoy estamos en una situación compleja y me han solicitado priorizar una agenda social”.

Deberías leer:  ¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?
Seguir leyendo

Espectáculos y TV

Canal 13 le pide disculpas a Hermógenes Pérez de Arce tras ser expulsado de "Bienvenidos"

Jean Muñoz Iturriaga

Publicado

el

Canal 13

Una situación bastante tensa se vivió esta mañana en el matinal de Canal 13, "Bienvenidos". Esto, tras los polémicos dichos del abogado Hermógenes Pérez de Arce, al indicar que los "Derechos Humanos no son lo más importante" y que llevó a Tonka Tomicic el pedirle que dejara el set.


Además el invitado negó la violación sistemática a los Derechos Humanos durante la dictadura en Chile, lo que terminó molestando a los demás panelistas.

El momento fue lo más comentado en redes sociales, siendo tendencia en varias oportunidades, donde los usuarios de Twitter mostraron su descontento al "invitar a un personaje que incitaba el odio". El periodista, Sebastián Esnaola junto a varios pares cuestionaron la participación de Pérez de Arce en el matinal y la decisión editorial al elegirlo como un vocero de algún grupo social.

Después, fue el mismo dueño de Canal 13, Andrónico Lucsic, quien dio las disculpas públicas aclarando que "yo no intervengo en las decisiones editoriales ni de programación en Canal 13".  Terminó su declaración diciendo que: "Luego de haber visto el video, creo que fue una equivocación grave haber invitado al señor Hermógenes Pérez de Arce hoy. Mis disculpas a los televidentes".

En la tarde el director ejecutivo del ex canal del Angelito, Maximiliano Lucsic, subió a sus redes sociales la declaración pública. En esta da las disculpas a Hermógenes Pérez de Arce "por el mal rato que esto pudo haber ocasionado".

 

Deberías leer:  Es hora de decir adiós a los combustibles fósiles… y a las vacas
Seguir leyendo

Deberías leer

Síguenos en Facebook

Publicidad