María Barrientos, la diva olvidada