fbpx
Connect with us

Vida y Ocio

Así benefician las relaciones sociales a las personas mayores

Avatar

Publicado

el

El envejecimiento de la población constituye uno de los mayores retos del siglo XXI.

Vivir durante más tiempo es un indiscutible logro fruto del desarrollo de nuestra sociedad. España será el país más longevo del mundo para el año 2040, por delante de Japón. El porcentaje de europeos octogenarios se duplicará para el año 2080, constituyendo alrededor del 12% de la población.

Ante este escenario, la Unión Europea, en el Marco de Acción Europeo sobre Salud Mental y Bienestar, reconoce el derecho de las personas de edad avanzada a tener una vida plena y a su integración efectiva en la sociedad actual.

En esta misma línea, la Organización Mundial de la Salud recoge, en su Estrategia y Plan de Acción Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud 2016-2020, la necesidad de la promoción del bienestar en las personas de mayor edad, la cual debe constituir un aspecto prioritario de la agenda social pública.

Funcionamiento social de los mayores


A lo largo del ciclo vital se producen diversos cambios en nuestras vidas (jubilación, limitaciones funcionales o pérdidas emocionales) que afectan a nuestras relaciones sociales y determinan nuestro funcionamiento social: las personas de edad avanzada suelen tener una menor frecuencia de contactos en comparación con personas de menor edad; el tamaño de su red social se reduce significativamente y la familia más cercana se convierte en la principal, y a veces única, fuente de apoyo.

Asimismo, se observa una tendencia creciente en el número de personas mayores de 80 años que viven solas en su hogar, particularmente en mujeres. En consecuencia, las personas de edad avanzada muestran un mayor riesgo de aislamiento social y soledad.

Este aislamiento social, entendido como una ausencia de relaciones sociales significativas y sostenidas en el tiempo, junto con un aumento de soledad no deseada, se han asociado en numerosos estudios con un peor estado de salud, depresión, deterioro cognitivo, e incluso una mayor probabilidad de muerte prematura.

En el lado opuesto, sabemos que las personas mayores se involucran en actividades formales (por ejemplo, voluntariado) y se comprometen con su comunidad (por ejemplo, a través de reuniones vecinales) en mayor medida que personas más jóvenes.

En esta etapa de la vida, las relaciones sociales predominan por su calidad más que por su cantidad y la reciprocidad adquiere un mayor valor.

“La soledad es lo peor”


María, 85 años, viuda, vive sola en una gran ciudad:

“Una de las cosas fundamentales es la socialización, poder comunicarte con otros. Lo de la soledad es lo peor [que te puede pasar]”.

María es una de las participantes del proyecto europeo EMMY, un estudio que ha explorado los aspectos que más influyen en el bienestar subjetivo de las personas de edad avanzada. A través de diversos grupos focales, más de un centenar de individuos mayores de 80 años, procedentes de España, Italia, Noruega y Finlandia discutieron sobre sus experiencias acerca del bienestar.

Los participantes lo tienen claro: las relaciones basadas en la confianza mutua, la pertenencia y las experiencias compartidas son claves para su bienestar.

Figura 1. La dimensión social en el bienestar subjetivo de las personas mayores

Imagen cedida por la autora.

Las interacciones con la familia más cercana son consideradas esenciales para el bienestar, puesto que generan sentimientos de aprecio, conexión y apoyo.

Durante esta etapa vital es también fundamental estar rodeado de amigos de confianza y compartir actividades con personas de su misma edad, particularmente ante la ausencia de vínculos familiares.

Calidad, mejor que cantidad


Asimismo, la participación social es determinante. Ser una persona socialmente comprometida y participar en la comunidad promueve el sentido de competencia y pertenencia al grupo, la comunicación y fomenta la autoestima. Este trabajo confirma que la calidad y la robustez de la red social son mucho más importantes para el bienestar que el tamaño y las interacciones sociales en personas de edad avanzada.

De acuerdo con la teoría de la selectividad emocional, los objetivos orientados al presente adquieren mayor valor cuando el tiempo se percibe como limitado. Así, a medida que envejecemos, las personas prestan más atención a la calidad emocional de los intercambios sociales y descartan aquellas relaciones que tienen menos probabilidades de ofrecer la reciprocidad esperada.

El desarrollo y la implementación de diferentes acciones que incluyan espacios accesibles para la participación en la comunidad y el mantenimiento de las relaciones sociales, especialmente en aquellos individuos con una red social limitada o que reporten sentimientos de soledad, pueden fomentar el bienestar entre la población de edad más avanzada.

Las actividades dirigidas al fomento de la participación en actividades sociales no solo facilitan el acceso a la red social, sino que impulsan el intercambio de conocimiento, mejoran nuestras habilidades lingüísticas y estimulan la plasticidad cerebral.The Conversation


Elvira Lara Pérez, Psicóloga. Investigadora postdoctoral, Universidad Autónoma de Madrid

This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article.


 

Vida y Ocio

Revelan voz de pintora Frida Kahlo en México

Josefina Valdés

Publicado

el

Este miércoles la Fonoteca Nacional de México publicó un audio de la artista en el cual recita “fragmentos de Retrato de Diego”, un texto que escribió en 1949 para describir a su marido y famoso pintor Diego Rivera y es la primera publicación de la voz de la pintora.


Su voz, con un acento neutro, un timbre agudo y de un fino y melódico hablar, describe física e intelectualmente a Rivera con frases líricas como “ es un niño grandote, inmenso, de cara amable y mirada triste. Sus ojos saltones, obscuros, inteligentísimos y grandes están difícilmente detenidos, casi fuera de las órbitas por párpados hinchados”. En las cuales se aprecia su talento artístico al escribir.

El hallazgo fue por parte del director de la Fonoteca Nacional, Ernesto Velázquez, en enero de este año al ser invitado a a la localidad de Huamantla (estado de Tlaxcala, centro de México), para reunirse con el locutor Manuel de la Vega, locutor de XEW, que le Ratificó que tenía una grabación donde Diego Rivera cantaba. Al revisar el material Granados se sorprendió al encontrar el fragmento en el que Kahlo recita. El audio conforma uno de los programas que el locutor Álvaro Gálvez y Fuentes, produjo en 1956 para XEW.

Se cree que es Kahlo , ya que ella es la autora del texto, además, el audio ya se ha sometido a estudios de ondas de sonido y se ha confirmado que la voz no pertenece a una locutora profesional , por las pausas de aire y el ceceo que contiene.

La secretaria de cultura de México explicó “Es un hallazgo que tiene muchos elementos que pueden identificarse como la probable voz de Frida Kahlo, sin darlo como cierto al 100%”.

Personas que conocieron a la artista como la hija de Diego Rivera, Guadalupe Rivera Marín, confirmó que así sonaba su voz. No obstante el nieto de León Trotski, Esteban Volkov niega que sea la voz de la pintora, aunque la última vez que la escuchó fue hace aproximadamente 60 años.

Seguir leyendo

Tendencias

Reportan caída del servicio de Instagram a nivel mundial

Avatar

Publicado

el

Por

Cientos de usuarios han realizado reportes de caída del servicio de Instagram en sitios web como Downdetector y Isitdownrightnow.

Según detallan los sitio antes mencionados, los problemas de conexión a la página web y aplicación de Instagram iniciaron cerca de las 17:00 hrs, donde pasaron de 267 dificultades de los usuarios a más de 20 mil denuncias.

https://downdetector.com/

"Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a sus cuentas de Instagram. Estamos trabajando rápidamente para solucionar el problema.", informó Instagram a través de su cuenta en Twitter.

Noticia en desarrollo

Seguir leyendo

Tendencias

¿Cómo saber que mi hijo es adicto a los videojuegos?

Avatar

Publicado

el

Si su hijo dedica horas a jugar con videojuegos es probable que le inquiete que pueda llegar a desarrollar una adicción. La Clasificación Internacional de Enfermedades que elabora la Organización Mundial de la Salud ha incluido recientemente la adicción a los videojuegos entre las enfermedades reconocidas, aunque la CIE no será aprobada hasta el año 2022.

Si le genera inquietud que el pequeño de la casa no se separe del ordenador, este clasificación le ayudará a identificar si tiene un problema y si precisa ayuda de un profesional.

Aunque la adicción a los videojuegos no solo se desarrolla en niños: los jugadores pueden experimentar dependencia a cualquier edad. El trastorno no se define por jugar demasiado o por las horas empleadas delante de la pantalla, sino que puede ser diagnosticado cuando la actividad recreativa interfiere con la rutina de la persona.

Para que ese diagnóstico tenga lugar, el sujeto debe presentar los siguientes tres síntomas durante al menos 12 meses:

  • Pérdida de control al jugar a un videojuego.
  • Priorizar los videojuegos hasta el punto de dejar de lado otros intereses y actividades.
  • Continuar jugando a pesar de los efectos negativos que dicha actividad produce en los ámbitos laboral, escolar y familiar, así como en la salud, la higiene, la economía y en las relaciones sociales y sentimentales.

La clasificación realizada por la OMS se centra solo en los videojuegos, por lo que no incluye otras prácticas como el uso excesivo de Internet, las apuestas online, las redes sociales o la dependencia de los smartphones. Sí que engloba los videojuegos en cualquier dispositivo, aunque la mayoría de las personas que desarrollan problemas de este tipo juegan sobre todo en red.

Una enfermedad a tener en cuenta


Aunque millones de niños y adultos dedican buena parte de su tiempo a los videojuegos, solo unos pocos cumplen los criterios establecidos por la OMS.

Como el resto de adicciones diagnosticables, la adicción a los videojuegos es una enfermedad mental grave que, según se estima, afecta a entre el 0,3 y el 1% de la comunidad gamer.

Aunque es un porcentaje pequeño no deja de ser una gran cantidad de personas. Una encuesta australiana que reunió una muestra aleatoria de 1.234 individuos de todas las edades reveló que alrededor del 67% de los participantes juegan con videojuegos, lo que significa que entre 5.000 y 16.000 australianos podrían llegar a sufrir una adicción.

No todo el mundo reconoce que sea una enfermedad


Aunque la clasificación presenta este trastorno como un hecho, lo cierto es que se ha generado cierto debate en torno a la decisión de considerarlo una adicción. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés) no se muestra convencida por dos motivos:

Otros expertos, por su parte, se han sumado al debate al poner sobre la mesa que la clasificación no es más que una respuesta a la preocupación y el miedo de la sociedad hacia los videojuegos.

Cómo se debería tratar la adicción a los videojuegos


Una de las consecuencias que ha provocado la clasificación del problema generado por los videojuegos como una adicción es que ha abierto el camino a su consideración por parte de los profesionales sanitarios.

Sin embargo, al igual que la propia lista, los planes de tratamiento basados en investigaciones profundas aún se encuentran en una etapa embrionaria.

Una encuesta en la que participaron psiquiatras de Australia y Nueva Zelanda desveló que tan solo el 16,3% se atrevía a tratar la enfermedad.

¿Qué podemos esperar del tratamiento médico?


Existen dos formas habituales de tratamiento, una focalizada en entender la situación del paciente y otra orientada al aprendizaje de nuevos comportamientos.

A menudo los tratamientos incluyen terapias con un experto en adicciones. Las sesiones pueden ser individuales, grupales o familiares, y cada una utiliza dinámicas que emplean enfoques distintos.

Por ejemplo, la terapia con familias explora y sitúa el foco en los posibles problemas familiares que pueden contribuir a la adicción de una persona.

El segundo tratamiento es la terapia cognitivo-conductual (TCC), que suele desarrollarse de forma paralela a las sesiones con un consultor en salud mental. La TCC se basa en la premisa de que los pensamientos de una persona determinan sus sentimientos. Se utiliza para tratar numerosos trastornos psiquiátricos, entre los que se encuentran los abusos de sustancias, la depresión y la ansiedad. El objetivo de la terapia cognitivo-conductual es proveer al paciente de diferentes herramientas para pensar, comportarse y responder de manera adecuada ante situaciones estresantes.

Otros tratamientos médicos que están demostrando ser efectivos incluyen un uso terapéutico del arte y del ejercicio físico. En cuanto a la medicación, se están desarrollando diferentes estudios para lograr dar con la tecla.

Los planes de tratamiento son diseñados en base a las necesidades de cada sujeto: pueden estar compuestos por sesiones de terapia cognitivo-conductual a las que se podrían añadir sesiones de terapia individual y familiar, por ejemplo.

El procedimiento es personalizado teniendo en cuenta aspectos como la edad del paciente, sus creencias religiosas, su posición profesional o cualquier otro factor que pueda influir en el proceso.

En este punto, ningún tratamiento puede asegurar un éxito total y absoluto, lo cual evidencia la necesidad de proseguir con las investigaciones acerca del tema.

Consejos para controlar cómo juega su hijo


Aunque la mayoría de gamers no serán diagnosticados de adicción a los videojuegos, los hábitos lúdicos de los niños pueden generar intranquilidad en los padres, que pueden mostrarse preocupados por el tiempo que el pequeño pasa jugando, por la resistencia que ofrece cada vez que se le pide que guarde la partida o por la perspectiva de que los videojuegos le induzcan a llevar un estilo de vida perjudicial o inestable.

Aquí le ofrecemos algunos consejos para fomentar un ocio más sano en los niños sin la necesidad de que dejen de jugar:

  • Incentive la realización de deporte y de actividad física, que incrementan los niveles de serotonina en sangre y producen un efecto positivo en el estado de ánimo a la vez que reducen los síntomas de los problemas generados por los videojuegos.
  • Hable con su hijo sobre qué es lo que más disfruta cuando se sitúa frente a la pantalla y por qué quiere jugar con tanta asiduidad. Su respuesta le ayudará a identificar si existen otros problemas de los que busca evadirse con los videojuegos.
  • Cuando le pida a su hijo que deje de jugar, intente que su rutina se vea sustituida por otra actividad, como una salida en familia o la cena, las cuales actuarán como razones para abandonar la partida.
  • Al pedirle que deje de jugar, déjele un tiempo prudencial para que acate su orden. Eso evitará que se frustre por tener que dejar el juego en mitad de alguna misión, lo que puede generar discusiones. Pregúntele cuánto le queda para terminar y asegúrese de que se retira al terminar la partida.

Al ser una parte tan importante de las vidas de los más jóvenes, se torna fundamental educar desde una edad temprana acerca del correcto uso de los videojuegos. Para ello, es vital incluir el tema, así como la utilización de cualquier tipo de tecnología, en las discusiones familiares si se pretende que la comunicación sea fluida para poder solucionar los problemas cuando aparecen.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Seguir leyendo
Publicidad