fbpx
Conecta con nosotros

Espectáculos y TV

Remezón Marvel: Stan Lee muerto a sus 95 años

El día
Michel Nahas Miranda

Publicado

el

El padre de Marvel, creador de Spiderman, Hulk, Iron Man y otros grandes personajes de la franquicia falleció este lunes, todo según informa su hija al portal TMZ.

Se les informó que una ambulancia recorría a toda prisa las calles de Hollywood Hills ¿su objetivo? La casa del famoso escritor y productor del cómic, donde lo recogió y se lo llevó al hospital más cercano. Sin embargo, no llegó con vida.

“Mi padre amaba a todos sus fans. Él fue el hombre más maravillo y amable”, señaló su hija.

Stan Lee sufría de una grave enfermedad que le había complicado severamente los últimos años, la neumonia y grandes problemas a la vista.

Lee comenzó su trayectoria en 1965

Noticia en desarrollo

Dc comics, eterno rival de Marvel, se expresó también por Twitter:

«Él cambió la manera de ver a los héroes, y los cómics modernos siempre tendran su huella. Su contagioso entusiasmo nos recordaba porqué nos enamoramos de estas historias en primer lugar. Excelsior, Stan.»

Espectáculos y TV

María Barrientos, la diva olvidada

Avatar

Publicado

el

El día 18 de enero de 1903, el diario El Imparcial publicaba una crítica de la ópera El barbero de Sevilla, de Mozart (1756-1791), representada la noche anterior en el Teatro Real de Madrid, a cuyas tablas se subía una soprano que, pese a su juventud, ya había logrado el triunfo en los más célebres teatros europeos y americanos:

Tres años han transcurrido desde que en estas columnas apareciera una biografía de esta cantante singular, extraordinaria, que apenas traspasados los umbrales de la adolescencia tenía conquistados la simpatía, la admiración y el aplauso fervoroso de los públicos más exigentes de Europa y América. La «niña prodigio» vencedora en Barcelona, donde asomara a la escena con las timideces del principiante, para lograr en una noche que el éxito se le ofreciere rendido y entusiástico, triunfaba enseguida en Milán, en Turín, en Génova y en Roma, donde la crítica es severísima con los artistas de «fuera de casa» y donde la proclamaban la «nueva Patti» (…)” (El Imparcial, 18 de enero de 1903, p. 2).

La laureada artista es María Barrientos, una de las sopranos de coloratura más relevantes del primer tercio del siglo XX en el ámbito internacional. Sin embargo, a pesar de sus éxitos y logros a lo largo de su vida, su figura no es recordada por el gran público en la actualidad.

Esto suscita una pregunta: ¿quién fue María Barrientos?

Conociendo a una diva


Aunque su primer acercamiento a la disciplina musical se produjo cuando ingresó en la Escuela Municipal de Música de Barcelona, su ciudad natal, con tan solo 5 años, María Barrientos, nacida en 1884, debutó como cantante de ópera a los 14 años de edad.

María Barrientos, ca. 1910. J.C. / Biblioteca Digital Memoria de Madrid, CC BY-NC

En aquella ocasión, la joven cantante interpretó el papel de Inés en La africana, de Meyerbeer (1791-1864), en el Teatro Novedades de la ciudad condal, cosechando mayor éxito que el resto del elenco. A pesar de que en esa época eran habituales las representaciones infantiles de ópera, María Barrientos asumió un rol operístico en una representación profesional y, desde ese instante, se hizo una figura imprescindible del círculo artístico barcelonés.

Su debut en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona se produjo en 1899, ocupándose del papel protagonista de Lucía de Lammermoor, de Donizetti (1797-1848), y solo un año después ya estaba cantando en el Teatro Lírico de Milán en La sonámbula, de Bellini (1801-1835).

Tras esa primera actuación sobre suelo italiano, la española enseguida logró un contrato como miembro de la compañía del Teatro Regio de Milán para la temporada de 1900.

Desde ese instante, María Barrientos logró hacerse un hueco en el ámbito musical milanés, compaginando su trabajo para la compañía con sus actuaciones en otros países, como Argentina, Portugal o Reino Unido.

Se considera que la consagración definitiva de la soprano se produjo en 1904 al haber actuado en el Teatro alla Scala de Milán, con tan solo 20 años, a lo que, además, se añadió su vinculación a la discográfica Fonotipia.

A partir de ese momento, con una carrera ya consolidada, la leyenda operística de María Barrientos creció y se sucedieron las grandes giras por los escenarios más célebres de Europa, América Latina y Norteamérica, además de pertenecer a algunas de las compañías más célebres del mundo –como la de la Metropolitan Opera House de Nueva York–.

Más allá de la ópera


En la década de 1920, María Barrientos se alejó de la ópera. Tras el abandono de este registro, se dedicó a la canción de concierto, siempre rodeada de grandes artistas. Eso significaba afrontar un repertorio muy distinto, puesto que la ópera requiere una exigencia vocal y dramática muy fuerte, pero también suponía un camino natural, ya que el abandono de los cantantes de ópera, en un momento dado, era frecuente debido al desgaste.

De forma paralela, Barrientos continuó vinculada al universo de las grabaciones, algunas de ellas especialmente recordadas en la posteridad, como la realizada junto a Manuel de Falla (1876-1946) de las Siete Canciones Populares Españolas, donde la cantante es acompañada al piano por el propio compositor.

Asimismo, durante sus últimos años de vida ejerció como mecenas y, especialmente, como docente de la Cátedra de Canto del Teatro Colón, en Buenos Aires, donde también residió.

Un olvido remediable


Los hechos mencionados hasta este punto parecen lo suficientemente relevantes como para que María Barrientos ocupe un lugar en nuestra historia. Sin embargo, ¿cómo es posible que el nombre de esta soprano no forme parte de nuestra memoria colectiva?

Aunque actualmente estamos realizando esfuerzos por recuperar su figura y su memoria, es responsabilidad de todos que ésta y otras mujeres relevantes de nuestro pasado no vuelvan a caer en el olvido. Aún queda mucho que escribir sobre ellas.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Series

Deconstruyendo ‘Chernobyl’: La ciencia que da vida a la popular serie

¡Alerta de Spoiler! La serie que ha conquistado a la audiencia de todo el mundo fue analizada por el cientista de la Universidad de Portsmouth.

Avatar

Publicado

el

Por

Chernobyl, la coproducción de HBO y Sky que narra los hechos acontecidos en torno al accidente de la central nuclear de Chernóbil en abril de 1986, ha conquistado a la audiencia de todo el mundo.


He coordinado numerosos proyectos internacionales de investigación acerca del impacto del desastre de Chernóbil y he realizado decenas de visitas a la Zona de exclusión que rodea a la central.

El grado de detalle de las localizaciones, los objetos y el atrezo han levantado elogios hacia la ficción por su capacidad para ayudar a que los espectadores se sumerjan en el ambiente de los últimos años de la sociedad soviética, incluidos aquellos que la vivieron en primera persona. Sin embargo, la serie también contiene errores y aspectos que han sido inventados para añadir dramatismo a la historia.

1. El accidente de helicóptero

La trágica escena del principio de la serie en la que un helicóptero se estrella al intentar sobrevolar el reactor, accidente producido aparentemente por la intensa radiación, nunca ocurrió. No obstante, las imágenes tomadas desde los helicópteros en los días posteriores a la explosión muestran cortes y distorsiones generados por la radiación concentrada sobre el núcleo del reactor. Existen, de hecho, informes que revelan que los pilotos contrajeron el síndrome de irradiación aguda al ser alcanzados por la radiación desde sus unidades.

2. El “puente de la muerte”

La lenta e imperdonable respuesta de las autoridades no pudo evitar que los ciudadanos de la cercana ciudad de Prípiat permanecieran en el exterior durante el accidente nuclear e incluso algunos se dirigieran al más tarde denominado “puente de la muerte” para ser testigos del incendio. Sin embargo, no existe evidencia de que hubiera fatalidades, así como tampoco hay pruebas de que las dosis de radiación fueran tan altas como para constituir un gran peligro en ese momento.

3. Enfermedades causadas por la radiación en Prípiat

De hecho, debido a la tardía respuesta sobre el posible peligro, los habitantes de Prípiat recibieron una dosis media de unos 30 milisieverts (mSv) o, lo que es lo mismo, la cantidad producida por tres tomografías de cuerpo entero. En la serie se puede observar una escena en la que varios niños parecen estar afectados por el síndrome de irradiación aguda, a pesar de que los expertos no confirmaron ningún caso entre la población de la ciudad; sí ratificaron, por su parte, síndrome de irradiación aguda en 134 individuos, todos ellos bomberos y operarios de la central.

4. “Estás sentada al lado de un reactor nuclear”

En una escena especialmente emotiva, vemos a una mujer embarazada visitando a su esposo (un bombero afectado por el síndrome de irradiacion aguda) en el Hospital Número Seis de Moscú. Este es uno de los muchos testimonios reales que la serie toma prestados del libro Voces de Chernóbil, escrito por la periodista bielorrusa y ganadora del Premio Nobel Svetlana Alexievich.

Los guionistas dan a entender que el feto absorbió altas dosis de radiación emitida por su padre, lo que acabó posteriormente con la vida del recién nacido. En contraposición, un doctor estadounidense que ayudó a tratar a los trabajadores de la central y a los bomberos afirma que los pacientes no constituían un riesgo significativo para los sanitarios y los visitantes. Además, los estudios elaborados no han encontrado pruebas concluyentes que demuestren que los nacidos tras el desastre se vieran afectados por la exposición a la radiación.

El Monumento a los Liquidadores, levantado en homenaje a las personas que se encargaron de la limpieza y descontaminación de la zona y, en la imagen, a los bomberos que contuvieron el desastre. La leyenda reza: ‘A aquellos que salvaron el mundo’. Famagusta Gazette

5. Los reactores no son bombas nucleares

El temor a una explosión nuclear en un rango de dos a cuatro megatones debida a la fusión del núcleo del reactor quedó en nada, afortunadamente. En la serie se afirma que el posible colapso destruiría la cercana ciudad de Kiev y convertiría en inhabitable un alto porcentaje del continente europeo. Pero lo cierto es que las plantas nucleares no explotan como si de bombas nucleares se tratase, y mucho menos las centrales termonucleares (como la de Chernóbil) en una escala de megatones. En cualquier caso, una explosión como la descrita no habría destruido ni la ciudad de Kiev ni habría hecho de Europa un lugar inhabitable.

6. Los buzos

Tres héroes se emplearon a fondo para drenar los tanques de agua situados debajo de la cámara de contención primaria para evitar que el combustible nuclear entrase en contacto con el agua, lo que se pensaba que podría causar una explosión. Finalmente, la tarea que realizaron fue en vano, ya que el análisis subsecuente descubrió que los tanques estaban casi vacíos y que la interacción del agua con el combustible podría incluso haber ayudado a que se enfriase.

7. Los pilotos de los helicópteros

Las intrépidas acometidas de los pilotos de los helicópteros para arrojar boro, arena y plomo sobre las barras de combustible fundido probablemente ayudaron a extinguir el fuego del moderador de grafito. Sin embargo, el núcleo del reactor fundido ardió hasta llegar al primer bloque de contención, apagándose gradualmente por sí solo.

8. Los mineros

El loable esfuerzo realizado por los valientes mineros para cavar un túnel bajo el edificio del reactor para instalar un intercambiador de calor que ayudase a rebajar la temperatura del núcleo también fue en vano, pues nunca se llegó a utilizar, ya que el núcleo se enfrió antes de que fuera instalado. El riesgo de que la radiactividad llegase a la capa freática bajo el reactor, situado cerca de un lago y un río, era elevado, aunque no hubiera constituido un gran problema de contaminación de las aguas.

9. Los liquidadores

Los créditos que aparecen al final de la serie insinúan que no se llevaron a cabo estudios sobre las consecuencias sufridas por los cientos de miles de liquidadores que limpiaron la zona tras el accidente. Lo cierto es que se desarrollaron numerosos análisis sobre este grupo, pero no se llegó a demostrar un aumento de la incidencia de cáncer debido a la exposición a la radiación. Es probable que experimentasen un incremento del riesgo de cáncer, pero sería imperceptible en comparación con otras enfermedades a las que tuvieron (y tienen) que hacer frente, como los trastornos cardiovasculares, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol (un problema generalizado en todas las antiguas repúblicas soviéticas).

10. Errores

Los científicos son descritos como los héroes de la serie pero, aunque la audacia de numerosas personas tras el desastre fue digna de admiración (incluida la de muchos científicos), la comunidad científica soviética, junto con el sistema político del país, fue en última instancia la responsable de los errores en el diseño del reactor RBMK (Reáktor Bolshói Móschnosti Kanálny), así como de la ausencia de seguridad y de la imperdonable falta de preparación frente a un accidente de tal magnitud.

Una historia para tener más cuidado


Las consecuencias del desastre de Chernóbil no deben ser subestimadas. Muchos estudios realizados con posterioridad han hallado un aumento del cáncer de tiroides, debido principalmente a la ineficacia de las autoridades soviéticas para evitar el consumo de productos contaminados con el radioisótopo yodo-131 en las semanas posteriores al accidente.

Análisis recientes sobre las poblaciones afectadas hasta el año 2015 revelaron que 5 000 de un total de 20 000 casos de cáncer de tiroides podrían deberse a la radiación. Aunque es grave, afortunadamente el cáncer de tiroides es tratable en el 99% de los casos. Por su parte, algunos informes señalan que la reubicación de miles de personas, las consecuencias económicas producidas por el abandono de la tierra y el comprensible miedo a la radiación han supuesto un efecto más negativo que las consecuencias directas de la radiación sobre la salud.

Chernobyl es un producto audiovisual magnífico, y la reconstrucción de los hechos acaecidos antes y durante la tragedia es digna de elogio. Sin embargo, no podemos olvidar que es una serie y no un documental. En los más de 30 años que han pasado desde el accidente se han perpetuado multitud de mitos que, sin duda, han obstaculizado enormemente la recuperación de las poblaciones afectadas.

Después de más de tres décadas, la reparación aún está en vías de completarse. Que sea exitosa no dependerá de la emoción y el drama, sino de la evidencia científica. Las pruebas demuestran que, salvo en el caso de los operarios de la central, los bomberos y los pilotos de helicópteros que se vieron expuestos a altas dosis, el peligro de la radiación es insignificante en comparación con otros riesgos para nuestra salud a los que nos enfrentamos cada día.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

seguir leyendo

Espectáculos y TV

Netflix y el renacimiento de la comedia romántica

Avatar

Publicado

el

La comedia romántica está muerta. ¿Quién ha matado a la comedia romántica? ¿Se puede salvar la comedia romántica?

Cartel en inglés de Dos más uno… igual a dos. imdb.com

Estos son algunos de los títulos de los muchos artículos que vienen anunciando la desaparición del género desde principios de la década de los 2010. Nada nuevo bajo el sol: su fin se ha proclamado numerosas veces en el pasado, la más notable de ellas en 1978, cuando el académico Brian Henderson anunció la muerte del género a manos de las nuevas libertades traídas por la revolución sexual y la píldora anticonceptiva. Como prueba, éste aludía a la película Dos más uno… igual a dos, en la que la protagonista pregunta lo impreguntable: “¿Cómo es que nunca hemos follado?”.

Según Henderson, el género gira (o más bien giraba) en torno a la supresión de esta cuestión: la consumación del acto sexual imposibilita el argumento de la comedia romántica, que se basa en la tensión sexual no resuelta y la sublimación del deseo a través del lenguaje, principalmente.

Irónicamente, la publicación del artículo de Henderson coincidió prácticamente con el estreno de Annie Hall, cuyo éxito de crítica y público vino a inaugurar una nueva etapa para el género gracias, principalmente, a Woody Allen y sus “romances nerviosos”.

La decadencia de la comedia romántica


Durante los 2010, cuando las nuevas actitudes hacia el sexo ya se han integrado plenamente en la comedia romántica, ésta ha atravesado un nuevo bache comercial. Las razones son diversas: guiones y personajes mediocres, falta de interés en el género por parte de grandes estrellas y, sobre todo, la creciente preferencia de los estudios por franquicias y blockbusters que aseguren beneficios inmediatos y se puedan exportar fácilmente.

Otros aducen un argumento similar al que Henderson ya esgrimió hace más de cuarenta años: la falta de obstáculos reales entre las parejas contemporáneas hace que el género esté abocado al fracaso en el nuevo milenio.

Sea cual sea la razón, lo cierto es que la comedia romántica escasea hoy en día, pero no ha muerto. Al contrario, parece encontrarse a las puertas de un nuevo renacimiento gracias, entre otros factores, a las plataformas digitales, que están cambiando los hábitos de consumo de los productos audiovisuales rápidamente. Dada la escasez de comedias románticas para la gran pantalla en la última década, podría decirse que los servicios de streaming como Netflix, Amazon Prime Video, Hulu o HBO están marcando la pauta en lo referente a nuevas tendencias dentro del género. ¿Y cuáles son estas tendencias?

La comedia adolescente


Centrándonos en Netflix, la plataforma con mayor número de suscriptores, encontramos una creciente cantidad de comedias románticas, tanto de producción propia como ajena. Aunque su catálogo es cada vez más amplio y variado, se aprecia un claro resurgimiento de la comedia adolescente. Películas como El primer beso vienen literalmente a rejuvenecer el género, ya que la edad de los protagonistas dota a estas películas de una refrescante inocencia que se había perdido en los últimos tiempos, en los que la comedia romántica se había tornado más cínica y, por ende, menos cautivadora.

También introducen un ingrediente nuevo: la omnipresencia de las nuevas tecnologías en las relaciones de hoy en día. Éste es un elemento central en El último baile y #RealityHigh, donde las redes sociales constituyen una fuente de ansiedad para los personajes y más que facilitar las relaciones, las dificultan. En Sierra Burgess es una perdedora, las nuevas tecnologías dan pie a equívocos y engaños en la identidad de uno de los miembros de la pareja, actualizando una historia ya contada anteriormente en películas como La verdad sobre perros y gatos (o incluso Cyrano de Bergerac).

En La cita perfecta, el protagonista también oculta su verdadero yo a través de la aplicación en la que ofrece sus servicios como “acompañante”. Cabe destacar que dichos servicios no incluyen relaciones sexuales, minimizando así el potencial erótico de la premisa. En estas películas, la juventud de los personajes representa a menudo el obstáculo que el género necesitaba para volver a ser creíble. La corta edad de los protagonistas justifica la postergación del sexo, dotándolo de una importancia que se había perdido en la comedia romántica de las últimas décadas debido, entre otras cosas, a los cambios en la percepción de conceptos como el romance, el cortejo o el matrimonio.

Representación de la diversidad


La comedia adolescente también se presta a abordar temas propios de la edad como el descubrimiento y aceptación de la identidad sexual, como ocurre en Alex Strangelove y Date & Switch, que relatan las primeras experiencias de sus personajes y su salida del armario. La inclusión de protagonistas homosexuales en películas comerciales dirigidas a todos los públicos demuestra un esfuerzo consciente por parte del género por expandir sus modelos de representación, incluyendo también una mayor diversidad racial: en #RealityHigh, Desnudo, o La Increíble Jessica James, los protagonistas son afro-americanos. Igualmente, A todos los chicos de los que me enamoré cuenta con una protagonista asiática, así como Quizás para siempre y Crazy Rich Asians, una película hecha para el cine cuyo arrollador éxito durante 2018 no sólo ha abierto una nueva vía de renovación para el género, también parece haberlo revivido para la gran pantalla.

En un momento en el que el género necesita reinventarse para mantener su relevancia cultural, la creciente presencia de personajes de diferentes razas e identidades sexuales y la proliferación de la comedia adolescente abren la puerta a nuevas inflexiones genéricas que vienen a revitalizar la comedia romántica, incluyendo especialmente la “revalorización” del sexo (o su ausencia) como cuestión central en el género. En este caso, paradójicamente, la actualización para el siglo XXI que algunas de estas películas hacen de la comedia romántica supone, en parte, una “vuelta al pasado”. Henderson estaría satisfecho.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo
Publicidad