fbpx
Conecta con nosotros

Ciencia

María Cegarra Salcedo: la primera perito químico de España también fue poeta

Esta murciana decidió dedicarse a la química ante las dificultades de la posguerra. Recuperamos su nombre del olvido.

Avatar

Publicado

el

María Cegarra Salcedo (1899-1993) nació y vivió durante toda su vida en La Unión (Murcia), una comarca cuya economía giraba en torno a la explotación de las minas de su sierra. En aquellos tiempos, y en aquellos yacimientos, los trabajadores unionenses extraían plata y plomo entre otros minerales. Arriesgaban su vida, expuestos a enfermedades incurables, con horarios agotadores a cambio de unos salarios limitados.

La madre de María, Filomena Salcedo Apolinario, era maestra. Su padre, Ginés Cegarra Bernal, era comerciante. María era la hermana pequeña de Andrés, Ginés y Pepita. Estuvo muy unida a su hermano Andrés, a su hermana y también a su lugar de nacimiento, en el que siempre vivió. Andrés marcó profundamente la vida de la familia: padecía una enfermedad degenerativa que le dejó paralítico y ciego en su juventud. La vida de la familia giraba en torno a él y sus hermanas intentaban hacer lo más agradable posible el poco tiempo que le quedaba de vida.

Tras la Primera Guerra Mundial, el paro aumentó en La Unión. Sus minas se iban agotando y además descendió bruscamente la demanda de plomo, requerido fundamentalmente para fabricar proyectiles. Aumentó el paro, y con él la pobreza y las enfermedades. Se cerraron negocios y comercios. Las familias más pudientes se marcharon a vivir a Cartagena o a Murcia. Muchas de las personas más pobres emigraron a tierras lejanas en busca de un trabajo para subsistir. Otros, como la familia de María, se quedaron y sufrieron el abandono y la escasez.

Amor a fuego lento


La primera persona dedicada a la literatura en el entorno de los Cegarra Salcedo fue Andrés.

Portada del poemario Cristales míos, de María Cegarra Salcedo, Editorial Levante 1935.

María conoció a algunos poetas que iban a visitar a su hermano, que permanecía postrado en su silla de ruedas. Fue precisamente Andrés quien la animó para que estudiara química: le parecía una buena manera de ganarse la vida, estudiando y analizando minerales.

Aunque al principio no le gustaba demasiado la idea, María se fue enamorando poco a poco de esta disciplina. De hecho, mucha de su poesía está inspirada y salpicada de conceptos de química.

«Es que yo me he enamorado de la química. Francamente, la he trabajado con mucho gusto y no he encontrado aridez. Bueno, la química son unos nombres, unas letras con unos subíndices que te dicen…, pues hasta el secreto de la vida y de la muerte.»

María Cegarra. Entrevista de García Martínez.

María fue la primera mujer que obtuvo un diploma de perito químico en España. Abrió su propio laboratorio de análisis mineralógico, pasando a formar parte de la industria de la que vivía La Unión. Buscaba plata en aquellos minerales que salían de las minas. Alternó este trabajo con el de profesora de química en la Escuela de Peritos Industriales y Maestría de Cartagena, en el Instituto de Bachillerato de La Unión y otros centros de Formación Profesional. Su trabajo ayudaba a sostener a la familia y, tras la muerte de sus padres, Pepita y ella vivieron con el único sueldo de María.

Dos mundos no tan opuestos: poesía y química


María Cegarra dedicó su primer poemario, Cristales míos (1935), a su hermano, que falleció en 1928. La química está muy presente en este libro dedicado a Andrés, como se aprecia en estos fragmentos:

La sílice es una afirmación con un círculo duplicado. Tierra y Dios: mi barro y mi atmósfera.

La química lo afirma; pero se engaña. No existe la saturación.

Hidrocarburos que dais la vida: Sabed que se puede morir aunque sigáis reaccionando; porque no tenéis risa ni aliento, ni mirada ni voz. Sólo cadenas.

Balanza, urna de sensibilidad: Eres el crucifijo de la mirada.

La sonoridad de las ebulliciones y de los alambiques es como un viento sin mar y sin molinos.

¡Ansia de la transmutación! Para conseguirte, cada vez más pequeña, más minúscula, más átomo.

María Cegarra Salcedo, Poemas de laboratorio en Cristales míos, 1935.

Dedicó su último libro de poesía, Poemas para un silencio (1995) a su hermana Pepita, a la que sobrevivió poco tiempo.

Compartió amistad con escritores y políticos de su época. Aunque de ideologías opuestas, fue una gran amiga del poeta Miguel Hernández (1910-1942), con el que intercambió cartas durante un largo período de tiempo.

María Cegarra, Carmen Conde y Antonio Oliver con el grupo de la Romería lírica a Oleza en homenaje a Gabriel Miró el 2 de octubre de 1932. Patronato Carmen Conde-Antonio Oliver

Sus análisis químicos, su docencia y su poesía estuvieron ligados a la tierra en la que siempre residió. Llevó una vida discreta, como ella misma expresa a través de estos versos:

He sido una sencilla profesora de química.

En una ciudad luminosa del sureste.

Después de las clases contemplaba el ancho mar.

Los dilatados, infinitos horizontes.

Y los torpedos grises de guerras dormidas.

He quemado mis largas horas en la lumbre

de símbolos y fórmulas. Junto a crisoles

de arcilla al rojo vivo hasta encontrar la plata.

No he descubierto nada.

No tengo ningún premio.

A Congresos no asistí.

Medallas y diplomas

nunca me fueron dados.

Minúscula sapiencia para tan grandes sueños.

Pequeñez agobiante para inquietudes tantas.

Y rebelde ha surgido, como agua en desierto,

el manantial jugoso, intenso, apasionado,

–dulce herencia entrañable– que tiene la riqueza

de llenar de poesía tan honda desolación.

Y, del resto salvado, rebrotar lo necesario.

María Cegarra Salcedo, Desvarío y fórmulas, 1978.

María Cegarra falleció el 26 de marzo de 1993. Su vida pasó triste y tranquila, haciendo análisis químicos de minerales, dando clases de química y escribiendo poemas.


Este artículo es una versión ampliada de María Cegarra: poemas de laboratorio que se publicó en el blog Mujeres con ciencia de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU el 16 de junio de 2017.The Conversation


Marta Macho-Stadler, Profesora de matemáticas, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Ciencia

Los niños pequeños aprenden palabras igual que los perros ¿Podrían hacerlo las máquinas?

Avatar

Publicado

el

MaxPixel, CC BY

Los algoritmos y procesos de inteligencia artificial (IA) han recibido un impulso muy grande en los últimos años. A ello han contribuido las grandes bases de datos, la potencia de los nuevos microprocesadores y la mayor comprensión del funcionamiento matemático.

Sin embargo, las técnicas que están más de moda, como el famoso deep-learning, ya están dando muestras de agotamiento. Además, cada vez más científicos defienden que hay que desarrollar nuevas herramientas. En palabras de Pedro Domingos, “llevamos empleando los mismos principios desde 1950”.

En los últimos años, la inspiración que ha hecho avanzar a la IA proviene de la neurociencia y la psicología. Hoy parece mentira, pero en su origen estas dos disciplinas iban de la mano. Sin embargo, según se fueron desarrollando y especializando, cada vez se separaron más y más.

Hoy es el día en que la combinación de ellas puede arrojar luz sobre nuevos algoritmos de IA. En el presente artículo, quiero demostrar un caso particular, entre muchos, de alianza entre disciplinas.

¿Cómo aprenden palabras nuevas los perros?


Estos animales emplean una técnica muy curiosa. Pensemos que en un experimento disponemos de tres objetos: los nombres de dos de ellos son conocidos por los canes (por ejemplo, pelota y peluche), y el del restante, no (zapatilla).

Si pedimos al perro que nos dé la zapatilla, ¿cómo distinguirá el objeto correcto? A modo de descarte, elegirá el cuerpo cuyo nombre desconoce. Si nuestra respuesta es positiva, en adelante él aprenderá que zapatilla es ese objeto de tela de colores y goma.

No es la única manera en la que los perros aprenden palabras nuevas. Los investigadores afirman que, en esta manera de aprender, los canes lo hacen impulsados por una confusión mental. Los psicólogos llaman a este fenómeno el principio de mutua exclusividad.

Nuestras mascotas no son las únicas que pueden manejar este principio. Se ha demostrado que los chimpancés y los niños pequeños también la emplean. En definitiva, se conoce desde hace mucho tiempo.

La opinión mayoritaria de los científicos es que, debido a la complejidad del cerebro humano, la mutua exclusividad no es el único mecanismo que interviene en el aprendizaje de palabras. Pero no hay ninguna duda sobre su existencia. Basta con ver a un niño para entender que no existe aún ninguna máquina parecida a la mente de esa criatura.

Ahora bien, ¿cómo trasladamos esta habilidad a los algoritmos de IA tradicionales? Las redes neuronales actualmente carecen de mutua exclusividad, y de muchas más características del aprendizaje humano.

Por ejemplo, estas herramientas funcionan muy mal para aprender ideas nuevas sin borrar las antiguas. Tampoco para elaborar generalizaciones (si sabes conducir un modelo de coche, sabrás conducir el resto de modelos).

Por esta razón, se está tendiendo a integrar las aportaciones provenientes de la neurociencia y psicología. No tenemos ninguna certeza de que lleguemos a imitar perfectamente todo el aprendizaje humano. Pero ese es el tipo de respuestas que persigue cualquier labor de investigación.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Ciencia

¿Contribuyen las dietas veganas a la malnutrición en los países desarrollados?

Avatar

Publicado

el

El hambre oculta afecta a más de dos mil millones de personas en todo el mundo. La causa es la falta crónica de micronutrientes esenciales en la dieta, como las vitaminas y los minerales. Puede que los efectos de estas deficiencias nutricionales no se aprecien de manera inmediata, pero cabe la posibilidad de que deriven en consecuencias realmente graves, entre las que se podrían encontrar una resistencia menor a las enfermedades, trastornos mentales e incluso la muerte.

Aunque la mayoría de los casos de hambre oculta se dan en países en vías de desarrollo, este fenómeno está comenzando a generar preocupación en la salud pública de los países más desarrollados. Por ejemplo, la falta de yodo es la causa más común de trastorno mental prevenible, y Reino Unido se sitúa séptimo en la lista de los diez países con mayor deficiencia de yodo. Por otra parte, los datos que llegan desde Estados Unidos revelan que más de un cuarto de los niños padecen falta de calcio, magnesio o vitamina A, y más de la mitad sufren una carencia de vitaminas D y E.

Confluyen varias causas que ocasionan el hambre oculta en países desarrollados. Una de las principales se halla en el consumo (generalmente por aquellas personas con menos recursos económicos) de alimentos baratos, hipercalóricos, bajos en nutrientes y altamente procesados. Incluso aunque se consuman alimentos frescos, estos contienen un menor número de micronutrientes que antaño debido a la pobre calidad del suelo, que ha empeorado por culpa del cambio climático y por una gestión agrícola deficiente.

La creciente tendencia del veganismo


La creciente tendencia del veganismo podría llegar a convertirse en otra de las causas del hambre oculta en el mundo desarrollado. Según datos de la Vegan Society (Sociedad Vegana), el número de personas que han adoptado una dieta vegana en Reino Unido se ha multiplicado por más de cuatro en la última década. Un estudio encargado por el Vegetarian Resource Group (Grupo de Investigación Vegetariana) reveló que cerca del 5% de la población de Estados Unidos es vegetariana, y alrededor de la mitad de ese número practica el veganismo. (Nota del editor: Según la consultora Lantern, el 7’8 % de los adultos residentes en España es veggie).

Consumir una dieta basada en vegetales puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades de carácter crónico y es beneficioso para el medio ambiente, pero las dietas veganas confeccionadas de manera defectuosa, es decir, aquellas que no reemplazan los nutrientes esenciales que se encuentran en la carne, pueden producir importantes carencias de micronutrientes.

La salud de los huesos supone una preocupación para los veganos. Suelen ingerir menores cantidades de calcio y vitamina D, lo que se traduce en una menor densidad mineral ósea y un menor nivel de vitamina D en sangre, datos que son comunes en los veganos de todo el mundo. A esto se añade que el índice de fracturas de huesos es un tercio mayor en los veganos comparado con el resto de la población.

Los niveles de omega-3 y de yodo son también más bajos comparados con los de los consumidores de carne, así como los niveles de vitamina B12, la cual se obtiene principalmente mediante alimentos procedentes de animales. En los veganos se han descubierto índices más altos de falta de vitamina B12 comparados con los hallados en los vegetarianos y en los consumidores de carne. Los síntomas pueden llegar a ser importantes, desde cansancio y debilidad extremos hasta mala digestión, pasando por retrasos en el desarrollo en los niños. Si no se trata, la deficiencia de vitamina B12 puede originar un daño nervioso irreversible.

La obtención de una menor cantidad de vitamina B12 de lo recomendado es normal en mujeres embarazadas y en los países menos desarrollados. Sin embargo, la frecuencia de deficiencia entre los vegetarianos y los veganos de países más desarrollados varían de manera llamativa según los diferentes grupos de edad. Aunque no sean considerados deficientes, los bajos niveles de vitamina B12 pueden resultar perjudiciales para la salud, llegando a incrementar el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

La falta de vitamina B12 es normal durante el embarazo. Anna Om/Shutterstock

Posibles soluciones


Los veganos pueden prevenir la deficiencia de micronutrientes mediante el consumo de alimentos enriquecidos (alimentos a los que se han añadido vitaminas y minerales) y de suplementos. Sin embargo, las personas que siguen una dieta basada en plantas a menudo no toleran los suplementos, ya que estos interfieren en la absorción de otros nutrientes importantes.

Además, los suplementos veganos derivados de las plantas suelen tener una actividad biológica baja en los humanos. Hay estudios que demuestran que los suplementos veganos de vitamina D2 resultan menos efectivos que los suplementos de vitamina D3 (utilizados habitualmente) a la hora de aumentar los niveles de vitamina D en sangre. Otros suplementos, como los de vitamina B12, casi con total seguridad no producirán efecto alguno en el organismo.

El hambre oculta es ampliamente reconocida y está siendo abordada en países en vías de desarrollo con la puesta en marcha de programas organizados de biofortificación a gran escala. Quizá se deba llevar a cabo alguna acción similar para afrontar este problema en el resto del mundo.The Conversation

 

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo

Ciencia

El ejército de Estados Unidos contamina más que 140 países: se impone reducir esta maquinaria de guerra

Avatar

Publicado

el

Las fuerzas militares de los Estados Unidos dejan una huella de carbono inmensa. Al igual que las cadenas de suministro empresariales, utilizan una amplia red mundial de buques portacontenedores, camiones y aviones de carga para abastecer sus operaciones de todo lo necesario, desde bombas hasta ayuda humanitaria e hidrocarburos. Nuestro nuevo estudio calculó la contribución de esta descomunal infraestructura al cambio climático.

Para contabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero, normalmente se tiene en cuenta la cantidad de energía y combustible que consume la población civil. Pero, según han mostrado trabajos recientes, entre ellos el nuestro, las fuerzas militares de los Estados Unidos son uno de los mayores contaminantes de la historia, ya que consumen más combustibles líquidos y emiten más gases de efecto invernadero que la mayoría de los países de tamaño medio. Si fueran un país, solo su consumo de combustible las situaría en el puesto 47 de los principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo, entre Perú y Portugal.

En 2017 las fuerzas militares norteamericanas compraron unos 269.230 barriles de petróleo al día y emitieron más de 25.000 kilotoneladas de dióxido de carbono con la quema de esos combustibles. Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos adquirieron combustible por valor de 4.900 millones de dólares, la Armada, 2.800 millones, seguida por el Ejército, con 947 millones, y los Marines, con 36 millones.

Buque de guerra perteneciente a la Armada de los Estados Unidos repostando frente a la costa de California. Jason Orender/Shutterstock

No es ninguna casualidad que las emisiones ocasionadas por las fuerzas militares de los Estados Unidos se suelan pasar por alto en los estudios sobre el cambio climático. Resulta muy difícil obtener datos coherentes del Pentágono y los departamentos gubernamentales estadounidenses. De hecho, los Estados Unidos insistieron en que se los eximiera de notificar las emisiones militares en el Protocolo de Kyoto de 1997. Ese vacío jurídico se subsanó en el Acuerdo de París, pero con la administración Trump, tras la retirada del acuerdo en 2020, volverá a producirse.

Nuestro estudio se basa en datos extraídos de numerosas solicitudes presentadas, de conformidad con la Ley sobre Libertad de Información, ante el Organismo de Defensa Logística de los Estados Unidos, el gran organismo burocrático encargado de gestionar las cadenas de suministro de las fuerzas militares estadounidenses, incluidas sus adquisiciones y su distribución de hidrocarburos.

Las fuerzas militares de los Estados Unidos han comprendido hace ya tiempo que no están a salvo de las posibles consecuencias del cambio climático, y reconocen que este fenómeno constituye un “multiplicador de amenazas” que puede agravar otros riesgos. Muchas bases militares, aunque no todas, se han estado preparando para las consecuencias del cambio climático, como, por ejemplo, la subida del nivel del mar. Tampoco han ignorado las fuerzas militares su propia contribución al problema. Como ya hemos mostrado en anteriores ocasiones, las fuerzas militares han invertido en el desarrollo de fuentes de energía alternativas como los biocombustibles, pero estos abarcan una parte insignificante del gasto en combustibles.

La política sobre el clima adoptada por las fuerzas militares norteamericanas presenta contradicciones. Se han hecho intentos de “ecologizar” algunos aspectos de sus operaciones, por ejemplo incrementando la generación de electricidad renovable en las bases, pero las fuerzas militares de los Estados Unidos siguen siendo, por sí solas, el consumidor institucional de hidrocarburos más grande del mundo. Además, en los próximos años no tendrán más remedio que utilizar sistemas de armas basadas en hidrocarburos, al depender de las aeronaves y los buques de guerra existentes para sus operaciones.

Los defensores del medio ambiente deben luchar para que se tomen medidas más exigentes que no se limiten a ‘ecologizar’ la infraestructura militar.EPA/Mohammed Messara

No se trata de “ecologizar”, sino de reducir las fuerzas militares


El cambio climático se ha convertido en un tema candente en el período de campaña para las elecciones presidenciales de 2020. Destacados candidatos demócratas, como la senadora Elizabeth Warren, y miembros del Congreso, como Alexandria Ocasio-Cortez, están pidiendo que se lleven a cabo iniciativas de envergadura en relación con el clima, como el Nuevo Pacto Verde. Para que cualquiera de esas medidas resulte eficaz, es preciso que las políticas internas y los tratados internacionales sobre el clima afronten el problema de la huella de carbono que dejan las fuerzas militares de los Estados Unidos.

Nuestro estudio muestra que la labor de lucha contra el cambio climático exige que se abandonen enormes secciones de la maquinaria militar. Hay pocas actividades en el mundo tan desastrosas desde el punto de vista ambiental como librar una guerra. Si se recortara de forma significativa el presupuesto del Pentágono y se redujera su capacidad para librar guerras, disminuiría enormemente la demanda del mayor consumidor de combustibles líquidos del mundo.

De nada sirve hacer pequeños ajustes en el impacto ambiental de la maquinaria de guerra. El dinero gastado en adquirir y distribuir combustible a lo largo y ancho del imperio estadounidense podría invertirse, en cambio, como dividendo de paz, ayudando a financiar un Nuevo Pacto Verde, sea cual sea la forma que adopte. No son pocas las prioridades políticas que podrían aprovechar este empujón financiero. Cualquiera de estas posibilidades sería mejor que abastecer de combustible a una de las fuerzas militares más grandes de la historia.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

seguir leyendo
Publicidad