Las europeas se consolidan como unas elecciones distintas