fbpx
Conecta con nosotros

Internacional

¿Está resurgiendo el antisemitismo en Europa?

Avatar

Publicado

el

 

¡Qué pronto olvidamos nuestra historia más reciente!

La palabra “antisemitismo” tiene un origen relativamente reciente, pues nace en la década de 1870, bajo la pluma de Wilhelm Marr, a partir del concepto de “lenguas semíticas”, pero para significar únicamente el odio hacia los judíos (sin que el concepto abarque el odio hacia otros semitas, como los árabes). Pero este odio, fundamentado en una serie de estereotipos históricos inciertos (el judío sólo piensa en acumular riquezas, es avaro, promiscuo, sectario e incluso seguidor del maligno), no es algo del siglo XIX, sino que arrastra una historia milenaria, que empieza en la Antigüedad greco-romana y culmina con la acusación de ser el pueblo responsable de la crucifixión de Cristo (el famoso mito del deicidio).

Sin embargo, durante el siglo XIX prosperó en Europa un tipo de odio racial, de base ciertamente darwiniana, que fue perfilando a los judíos como una “raza” inferior en la escala evolutiva y, por tanto, acreedores de un carácter antisocial y responsables de todos los males de la Humanidad (el mito de los protocolos de los sabios de Sion o la confabulación judeo-masónica para alcanzar el gobierno mundial).

Todo ello alcanzó su momento más álgido y dramático en la Alemania nazi, con todas las leyes de segregación racial y la posterior “solución final” para el tema judío. Pero el antisemitismo también echó raíces en otros países europeos: véase el caso Dreyfus en Francia, en el que un capitán judío del ejército francés fue falsamente acusado de traición por el Estado Mayor, los pogromos en la Rusia de los zares por su apoyo a los movimientos comunistas y la posterior persecución judía en la Unión Soviética, o el apoyo de los aliados títeres del régimen nazi durante la II Guerra Mundial.

Librería antisemita en la rue Vivienne de París en 1901, fotografía publicada en Almanach de la Libre Parole en 1902. BNF / Gallica

Francia como ejemplo del nuevo antisemitismo


La concienciación internacional con el drama del Holocausto tras la guerra debilitó los movimientos de odio antijudío, y se fomentaron las reflexiones sobre los odios históricos hacia este pueblo, sobre todo desde diferentes instituciones cristianas (incluso el papa Juan Pablo II calificó al antisemitismo como un pecado).

Pero en las últimas décadas nos encontramos, fundamentalmente en Europa, con un rebrote de estas corrientes, siendo el caso de Francia, la patria de los derechos humanos y primer país que emancipó a los judíos, en 1791, especialmente preocupante, con un incremento de las agresiones antisemitas del 75% en 2018, pasando de 311 en 2017 a 541 en 2018.

Antes del año 2000 se contaban unas 100 agresiones anuales contra los judíos en Francia y a partir de ese momento se cifran entre 250 y 1000 por año (10.600 desde principios de la pasada década, según datos del Ministerio francés de Interior).

Evolución de los actos violentos antisemitas en Francia entre 1993 y 2017. Ministère de l’Intérieur. Francia.

Basten algunos ejemplos:

  • cruces gamadas sobre las lápidas del cementerio judío de Quatzenheim (Alsacia);
  • pasquines en los buzones de algunos barrios de París con cruces gamadas sobre el retrato de la expresidenta del Parlamento Europeo, Simone Veil, superviviente de Auschwitz;
  • ataque a una escuela judía de Toulouse, en 2012, con tres niños asesinados;
  • asalto a un supermercado kosher en 2015, con cuatro víctimas entre los rehenes;
  • asesinato en su domicilio de Mireille Knoll, una anciana de 85 años superviviente también de la Shoah, por su “pertenencia a la religión judía”;
  • negacionismo y saludos nazis de algunos integrantes del movimiento de los “chalecos amarillos”, con insultos antisemitas, incluso dirigidos al Presidente de la República, Emmanuel Macron, en recuerdo a su pasado como trabajador de la banca Rothschild, o al intelectual y académico de origen judío Alain Finkielkraut.

Desde el fin de la Guerra Mundial no se había asesinado a ningún judío en Francia sólo por su condición, pero desde 2004 ya se contabilizan 14 casos.

Imagen de la política francesa Simone Veil, superviviente del Holocausto, sobremarcada con una esvástica, en un buzón de correos de París, el 11 de febrero del 2019.

El rastro del antisemitismo en otros países


Aunque sin tanta relevancia, también existe evidencia de este rebrote del antisemitismo en otros países europeos, sobre todo alentados por movimientos fascistas y neonazis, como sucede en Alemania e Italia.

En otros casos es incluso auspiciado por las propias instituciones, como los Gobiernos de Polonia, con su proyecto de ley sobre el “Holocausto polaco”, o Hungría, que niega la participación de la burocracia de su país en el programa de exterminio nazi.

De acuerdo con un estudio realizado por Pew Research Center sobre el antisemitismo en Europa del Este, el porcentaje de la población que no concedería la ciudadanía a los judíos sería del 14% en Hungría, 16% en Grecia, 18% en Polonia, 19% en la República Checa, 22% en Rumanía y 23% en Lituania.

Por otro lado, según una encuesta realizada en 2018 por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Comisión Europea, el antisemitismo es percibido como un gran problema por el 65% de la población de Francia, seguida de Alemania y Bélgica (43%), Polonia (39%) y Suecia (35%).

Una reflexión sobre las causas actuales del antisemitismo en Europa


Ante este panorama, cabe preguntarse cuáles son las causas de este resurgir del antisemitismo en Europa. Podríamos resumirlas en cinco:

  1. Un renacimiento de los milenarios prejuicios sobre los judíos, enmarcado en las corrientes negacionistas del Holocausto, y sobre la base de un déficit manifiesto del nivel cultural de las nuevas generaciones. Con el fallecimiento de los últimos supervivientes del Holocausto, el testimonio directo de su memoria se va perdiendo. A título de ejemplo, la mayoría de los jóvenes franceses desconocen qué fue la redada del Velódromo de Invierno, triste episodio de colaboracionismo durante la Ocupación nazi, y un 36% de ellos cree que “los judíos tienen una relación especial con el dinero”, según un sondeo de 2012 de la empresa CSA. Esto, probablemente, sea extrapolable a la juventud del resto de países europeos.
  2. El irresoluble conflicto entre el Estado de Israel y Palestina, especialmente utilizado por musulmanes y parte de la izquierda europea, que enmascaran el odio antijudío como antisionismo fanático, confundiendo al pueblo judío con las políticas de determinados gobiernos de Israel. De hecho, existe una correlación estrecha entre los momentos álgidos del conflicto palestino-israelí y los repuntes de actos violentos antisemitas en Europa.
  3. El auge de la ultraderecha en toda Europa, en cuyo patrimonio ideológico está siempre presente el antisemitismo y el negacionismo. Un ejemplo de ello es la adhesión de algunos seguidores de los “chalecos amarillos” al humorista Dieudonné M’bala, afín al Frente Nacional, que inventó la “quenelle”, ese gesto que se realiza apuntando un brazo hacia abajo en diagonal con la palma de la mano boca abajo, mientras se toca el hombro con la mano contraria, y quien ha manifestado públicamente su odio a Israel y a los judíos. El problema es la falta de respuesta a estas conductas por el resto del movimiento, lo que hace que se tornen en cómplices.
  4. El posicionamiento antisemita de parte de la ultraizquierda y de los populismos, que se han olvidado de la lucha de clases y la han reemplazado por la de las razas, hasta el punto de propiciar absurdas reuniones “sin mezcla de razas”, fomentando así un paradójico antirracismo neorracista, de corte claramente antisemita. Parte de los “chalecos amarillos” se han posicionado también en este sentido y han realizado pintadas con la palabra “Juden” (“judíos”, en alemán), en algunos almacenes de París, siguiendo la estela de las hordas nazis durante el triste episodio de “la noche de los cristales rotos”.
  5. El desarrollo de las nuevas tecnologías también ha contribuido. Bajo el anonimato que proporciona la red y su carácter apátrida, el ciberodio se está expandiendo de una forma imparable y a una increíble velocidad. Sin contrastar ninguna fuente, pues sus usuarios apenas recurren a los medios de información clásicos (periódicos, radio, etc.), en internet proliferan los mensajes de complots y contubernios de base antisemita. Un ejemplo es el caso del multimillonario y filántropo Georges Soros, de origen judío y húngaro, arquetipo de líder de confabulaciones judeo-masónicas que pretenden cambiar el orden político, y que ha sufrido una campaña de desprestigio alentada por el primer ministro húngaro Viktor Orban, bajo el lema “No dejes que Soros se ría de ti”.

Cementerio judío de Quatzenheim, cerca de Estrasburgo, con tumbas vandalizadas con símbolos nazis. (Quatzenheim, Francia, 20 de febrero de 2019). Hadrian / Shutterstock

La falta de control en la red en relación a los delitos de odio está motivando la exigencia de un cambio legislativo en la Unión Europea, tal como se ha propuesto recientemente en la Conferencia final del proyecto europeo Preventing Racism and Intolerance, celebrado en París, en la sede del Palais de Justice, y organizada por la Delegación Interministerial Francesa para combatir el racismo, el antisemitismo y la homofobia (DILCRAH).

El auge del antisemitismo puede corroer los cimientos básicos de la construcción europea y destruir sus históricos pilares.

Entre los grandes valores de la Unión Europea, recogidos en el Tratado de Lisboa y en su Carta de los Derechos Fundamentales, se encuentra el derecho a no sufrir discriminación por origen racial, étnico, o de religión, y la inviolabilidad de la dignidad humana. Debemos luchar para que estos principios sigan vigentes y Europa no vuelva a entrar en una edad oscura y fría, y combatir cualquier tipo de odio, como es el antisemitismo, frente a los intolerantes y fanáticos, pues, como decía el gran literato francés Victor Hugo, “cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga”.The Conversation

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Internacional

¿Cómo afrontar la inmigración? La respuesta parecer ser una gobernanza global

Juan Carlos Velasco, Investigador Científico del Instituto de Filosofía IFS-CSIC, hace un análisis de los puntos críticos de la inmigración y específicamente las zonas fronterizas, las cuales deben adoptar una forma no convencional para solucionar la crisis.

Avatar

Publicado

el

Pixabay

En torno a la gestión de la movilidad humana se polariza la opinión pública en apasionadas discusiones. Aunque con frecuencia las percepciones priman sobre los datos contrastados, son debates que se refieren a una realidad ya presente, pero que adquirirá aún mayor relevancia en un futuro próximo. En un escenario de crecimiento de la población mundial, de agudas desigualdades económicas entre los países y de reducción de la superficie útil para la vida humana a causa del cambio climático, los flujos demográficos continuarán in crescendo.


Precisamente porque no caben muchas dudas acerca de la dimensión rigurosamente planetaria del asunto, sorprende que no se haya articulado aún un sistema supranacional de gobernanza de los movimientos transfronterizos de migrantes y refugiados que permita actuar de forma coordinada a nivel global. Como en tantas otras materias, aquí también se hace valer la evidencia de que no existen soluciones locales para problemas globales.

El problema de escala se agudiza por la vigencia de un marco estrictamente estatal –el denominado nacionalismo metodológico– que interpone obstáculos a la hora de avanzar en este terreno. El enfoque, como siempre, predetermina el tipo de medidas que se plantean y acaban poniéndose en práctica. Desde hace ya demasiado tiempo, los esfuerzos de los distintos países se dirigen a intentar contener los flujos y es ahí donde el cierre de las fronteras aparece para muchos como la solución mágica, por más que resulte completamente impracticable e inútil, además de profundamente insolidaria con los desheredados del planeta, esa parte no tan pequeña de la humanidad.

Estas políticas restrictivas pretenden dar respuesta a ansiedades y temores de los sectores más vulnerables de la sociedad receptora (que penan por acceder a unos recursos sociales cada vez más limitados). El precio no lo pagan los promotores de tales políticas, sino los inmigrantes, que acaban convertidos en el nuevo chivo expiatorio de las frustraciones internas. Este discurso demagógico - en el que prima el interés nacional por encima de cualquier otra consideración - resulta plausible en la medida en que la gestión de los movimientos migratorios por parte de los países de destino sigue siendo básicamente unilateral o, a lo sumo, bilateral. Los pocos mecanismos de coordinación multilateral existentes adolecen de inoperancia.

El Pacto de Marrakech


En este escenario, resulta alentadora la firma en Marrakech el pasado 10 de diciembre de 2018 del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular por parte de más de 150 países, un pacto que previamente había sido acordado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se trata, no obstante, de un acuerdo internacional no vinculante en términos jurídicos y que en absoluto cuestiona la soberanía de los Estados en materia migratoria y de control de fronteras.

Pese a que el pacto tan sólo establece un marco para cooperar, varios países se han desvinculado del texto, que no cuenta con la firma de Estados Unidos, Israel, Australia, Chile ni la de nueve Estados de la Unión Europea. Esta renuencia de ciertos gobiernos indica también que, por poco valor que tengan estos acuerdos, siempre pueden tornarse en referencia crítica para medir las políticas que cada cual sigue.

El Pacto de Marrakech establece tan sólo una serie de vagos compromisos sobre derechos humanos y, en especial, sobre los derechos de los menores y los inmigrantes indocumentados. Se estructura en torno a veintitrés grandes objetivos, algunos tan genéricos como la cooperación para recopilar datos fiables sobre la materia (menos inocuo de lo que parece, sobre todo en tiempos en los que priman los bulos y la manipulación del lenguaje) o reducir las vulnerabilidades en la migración. Hay también obligaciones algo más concretas, como medidas para evitar la separación de las familias o usar el internamiento de migrantes exclusivamente como última opción.

Insuficiencias relevantes


Las insuficiencias del pacto son múltiples. La más relevante probablemente sea que se centra en los migrantes y deja fuera a los refugiados. Hoy en día, la práctica de la movilidad humana a escala global incluye ambas categorías, cuyos límites cada vez resultan más difusos, e intentar dar respuesta a una sola es un modo de legitimar un trato diferenciado, algo que difícilmente puede estar justificado cuando son la necesidad y la desesperación las que acucian tanto a unos como a otros, que yerran igualmente desprotegidos por el mundo.

Otra insuficiencia igual de relevante o más de este pacto es que no establece un marco global que permita articular canales regulares y previsibles para poder migrar. Si, como es el caso, las economías de los países desarrollados precisan de un número cada vez mayor de mano de obra extranjera, un mínimo de pragmatismo exigiría que la migración no fuera obstaculizada, sino más bien encauzada. Es más, si los Estados no abren con determinación este tipo de vías, deberían ser consecuentes y no reprochar a nadie que haya llegado ilegalmente cuando nunca se le dio oportunidad de hacerlo regularmente.

La voluntad de cooperación que revela la firma del Pacto de Marrakech es digna de ser celebrada en la medida que constituye un paso en la dirección correcta, aunque sea insuficiente. Una gobernanza global de los movimientos internacionales de personas sólo será factible si se logra un acuerdo realmente vinculante que abarque todas las dimensiones de la movilidad humana, incluyendo tanto migrantes como refugiados. No menos decisivo será disponer de marcos claros, supervisados por una organismo supraestatal competente, que permita los movimientos transfronterizos y vele por el efectivo respeto de los derechos humanos de quienes los protagonizan, el eslabón siempre más débil.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.
The Conversation

seguir leyendo

Internacional

Bolsonaro amenaza de excluir a Brasil del Mercosur si gana el kirchnerismo en Argentina

El ministro de economía de Brasil había informado una salida del Mercosur si Argentina decidiera cerrar su economía.

Jean Muñoz Iturriaga

Publicado

el

REUTERS/Adriano Machado

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció que Brasil podría abandonar el Mercado Común del Sur (Mercosur), en caso que la oposición del kirchnerismo gane en las elecciones generales de octubre.


“No creo que vaya a seguir el camino de la democracia” y el libre comercio, dijo Bolsonaro en una conferencia de prensa al referirse del candidato presidencial Alberto Fernández.

Lo anterior se suma, que el ministro de Economía de Brasil ya había dado indicios de una salida del bloque conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Bolsonaro mantiene fuerte su apoyo al presidente, debido a que "el mercado ha dado la señal de que no perdonará a la izquierda en Argentina de nuevo, los empresarios no invertirán hasta que no se resuelva la situación política allá".

seguir leyendo

Internacional

Calma en la economía argentina: Macri anuncia rebaja de impuestos para combatir crisis

El presidente transandino anunció un paquete de medidas económicas para combatir algunos aspectos de la crisis monetaria que atraviesa el país.

Jean Muñoz Iturriaga

Publicado

el

Mauricio Macri

Este jueves fue un respiro más que necesario para la economía argentina, el peso retomó su apreciación por primera vez en la semana luego que el Kirchnerismo ganase terreno en las primarias de este fin de semana, y que desatase una crisis en la bolsa transandina.


Este nuevo aire hizo resurgir nuevas ideas para el presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien anunció medidas para reducir el impacto social de la depreciación de la moneda local. Dentro de estos ejes se eliminará temporalmente hasta diciembre del impuesto al consumo de alimentos básicos, según consigna Reuters.

De esta forma, el no cobro de impuestos en la canasta básica familiar le acarreará un costo al fisco de 174 millones de dólares. Además, el Gobierno se hará cargo del aumento que sufran las cuotas de los créditos hipotecarios ligados a la inflación, que se prevé que se acelerará por la caída del peso, hasta fin de año.

 

En la crisis que se vivió esta semana, el ganador de las elecciones Alberto Fernández indicó que “el dólar era un valor ficticio (durante las semanas previas a las primarias), digo que el dólar ahora está en un valor razonable y no tendríamos que dejar que se escape más y tendríamos que lograr que las reservas (del Banco Central) se preserven”.

Tras sus dichos Macri se reunió con Fernández, quien finalmente se comprometió a dar un diálogo de calma para apaciguar las aguas en el mercado.

La amplia diferencia que obtuvo Fernández con un 47,6% de los votos contra el 32,18% de Macri en las primarias del domingo hundió al peso casi un 25% en los tres primeros días de la semana, lo que se espera que alimente la ya muy elevada inflación que sufre el país.

seguir leyendo
Publicidad